Cómo limpiar una máquina de afeitar desechable

El costo de los productos de higiene personal, como las máquinas de afeitar desechables, puede hacer que busquemos formas de ahorrar dinero. Lo que pagas por una máquina de afeitar desechable varía según el fabricante y la cantidad de cabezales que contiene. Aprende a limpiar y guardar correctamente máquinas de afeitar desechables para que duren más.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Alcohol isopropílico
  • Vaso de papel
  • Toallas de papel
  • Protector plástico para la hoja

Instrucciones

  1. Enjuaga la máquina de afeitar desechable cada dos o tres pasadas. Al hacerlo, evitarás que se acumulen los vellos cortados y la crema de afeitar.

  2. Realiza un enjuague final cuando termines de afeitarte. Coloca la máquina de afeitar desechable bajo el agua del grifo, girándola a medida que la enjuagas para eliminar por completo los vellos y la crema de afeitar que se encuentran entre las hojas y alrededor del cabezal de la máquina.

  3. Vierte una o dos pulgadas de alcohol isopropílico en un vaso de papel. Sumerge el cabezal de la máquina de afeitar desechable en el líquido para esterilizar las hojas para su próximo uso.

  4. Seca la máquina de afeitar y las hojas con una toalla de papel limpia; hazlo con pequeños golpes y no frotes. O bien, deja que se seque naturalmente con las hojas apuntando hacia arriba para evitar que se desafilen.

  5. Vuelve a colocar el protector plástico provisto por el fabricante sobre el cabezal de la máquina de afeitar. Guarda las máquinas de afeitar desechables en un área seca hasta el próximo uso.

Consejos y advertencias

  • Si extravías el protector de la máquina de afeitar, envuelve el cabezal de la máquina con toallas de papel sin apretar.
  • Desecha las máquinas de afeitar una vez que las hojas se desafilen y no te permitan afeitarte. Colócales el protector a presión antes de desecharlas en el cubo de la basura para prevenir lesiones.
  • Manipula con cuidado hojas de afeitar desechables. Las hojas son filosas y pueden cortar la piel. Si te cortas, enjuaga la herida de inmediato con agua tibia, aplica una pomada con antibióticos y cubre con un apósito. Si el corte muestra señales de infección, como inflamación, dolor, enrojecimiento o supuración verdosa, busca atención médica.
  • No compartas máquinas de afeitar desechables. Esto ayuda a prevenir la propagación de bacterias y enfermedades, así lo indica el Wisconsin Department of Health Services.

Más galerías de fotos



Escrito por jonae fredericks | Traducido por valeria d'ambrosio