Cómo limpiar las limas para uñas

Las limas para uñas pueden ayudarte a suavizar y dar forma a tus uñas, de modo que no se enganchen o pelen. Las limas tradicionales de cartón están diseñadas para uno o dos usos, ya que no pueden lavarse, y usarlas por demasiado tiempo podría generar la propagación de bacterias encima y debajo de la uña, advierte el sitio web Best Skin Care World. Al elegir una lima metálica, de vidrio o de acrílico, invertirás en un utensilio duradero que puede lavarse después de cada uso para reducir la exposición a las bacterias.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Jabón antibacterial
  • Agua
  • Cepillo para uñas
  • Toalla

Instrucciones

  1. Llena tu lavabo con agua entre caliente y tibia, y añade algunas gotas de jabón antibacterial. Revuelve el agua para agitar el jabón y crear espuma.

  2. Coloca tu lima en el agua. Recuerda que sólo puedes lavar las limas de acrílico, vidrio y metal, ya que las de cartón y espuma se deteriorarán al mojarse y no pueden ser esterilizadas. Desecha tus limas de cartón después de cada uso, especialmente si sufres de infecciones u hongos en las uñas.

  3. Frota la lima para uñas con un cepillo. Aplica jabón antibacterial en el cepillo para uñas y frótalo hacia atrás y hacia adelante contra la superficie áspera de la lima. Asegúrate de frotar también el mango del utensilio, con el fin de remover todas las bacterias de la superficie.

  4. Drena el lavabo y enjuaga la lima de uñas con agua limpia, para remover todo el jabón. Los restos de jabón sobre la lima podrían reducir su efectividad.

  5. Coloca la lima sobre una toalla limpia para que se seque.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por pau epel