Cómo limpiar un juego de pesas oxidado

Las pesas que se han dejado guardadas y sin utilizar por un largo tiempo en un área cerrada pueden acumular suciedad y óxido. Sólo porque tus juegos de pesas estén oxidados no significa que no puedas usarlos más. Al seguir todos los métodos descritos a continuación, podrás dejar tus pesas como nuevas y en condiciones operacionales de nuevo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Polvo limpiador
  • Lana de acero
  • Bandeja para pavo
  • Paño de gamuza
  • Guantes para lavar platos

Instrucciones

  1. Enjuaga el juego de pesas con agua limpia. Esto es mejor al aire libre. Desarma cuidadosamente las pesas y coloca las partes en una bandeja para pavo o recipiente grande. Llena el recipiente con agua y déjalo desbordar durante un minuto, para remover toda la suciedad y residuos.

  2. Identifica las áreas oxidadas y esparce generosamente un polvo limpiador, como Bon Ami o Ajax, sobre el juego de pesas. Usando un paño húmedo, limpia las áreas oxidadas con un movimiento circular durante 15 minutos, o hasta que el óxido empiece a desaparecer.

  3. Utiliza un trozo de lana de acero o cepillo de alambre para deshacerte de las áreas con óxido más persistente. Frota estas áreas durante aproximadamente 10 minutos, o hasta que notes que el óxido empieza a desaparecer. Utiliza guantes para lavar platos al usar cualquiera de los elementos mencionados aquí, con el fin de proteger tus manos de pequeños cortes o raspaduras.

  4. Enjuaga el juego de pesas bajo el agua del grifo para remover los remanentes de óxido, y seca con una toalla gruesa o paño de gamuza.

  5. Vuelve a armar el juego de pesas una vez que se ha secado. Tus pesas ahora estarán libres de óxido y listas para usar.

Más galerías de fotos



Escrito por frank dioso | Traducido por pau epel