Cómo limpiar un inodoro usado para el entrenamiento para ir al baño

Puede que hayas casi terminado de cambiar pañales sucios, pero tus días de manipular las funciones del cuerpo de tu bebé no han terminado todavía. Además del resto de los pañales y los accidentes de principiante, también tendrás a tu cargo la limpieza del inodoro de entrenamiento de tu bebé o bacinica. Hay un método para su limpieza después de cada uso, después de cada día y después de cada semana. Recuerda que cada vez que limpias el orinal de tu hijo, estarás a un paso más cerca de terminar el entrenamiento de sus necesidades de baño.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Lleva el inodoro al baño con cuidado de no derramarlo. Vierte la orina y las heces en el inodoro.

  2. Utiliza papel higiénico o una toallita húmeda para limpiar cualquier materia fecal visible pegada en el interior del recipiente y elimina el papel higiénico y el contenido del orinal.

  3. Limpia el área donde se sienta tu niño con una toallita desinfectante o una toallita de bebé después de cada uso para asegurarte de que no haya ningún resto de orina o heces. Vuelve a colocar el orinal en su posición normal para el uso continuo.

  4. Limpia el inodoro con agua y jabón al final del día. Vacía y límpialo, y luego llénalo con agua caliente y jabón. Agita el agua jabonosa alrededor del interior del recipiente con una toalla de papel. Vierte el agua y enjuaga. Usa una toalla de papel para limpiar el asiento y por fuera de la silla con agua tibia y jabón. Enjuaga y seca al aire o seca con otra toalla de papel.

  5. Limpia el orinal con una simple solución de cloro y agua para desinfectarlo al final de cada semana, o cada pocos días de uso intensivo. Mezcla 1 cucharada de cloro en un galón (3,8 l) de agua. Llena el fregadero o un lavabo con una solución de lejía y sumerge el orinal en la solución. Lávalo con una esponja limpia o una toalla y enjuaga. Deja que seque completamente antes del próximo uso.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian downey | Traducido por lucia ayala