Cómo limpiar y exfoliar la piel con productos caseros

Antes de que compres productos los más recientes en la farmacia o anunciados en televisión para tratar el acné, debes probar el arsenal de ingredientes limpiadores que hay en tu cocina. Relájate con un buen libro o con tu película favorita, mientras te haces un fácil casero gratis que dejará tu piel brillante y suave; sin embargo, que la efectividad de los remedios naturales no ha sido aprobada por investigaciones clínicas.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Polvo para hornear
  • Recipiente para cocinar
  • Toalla de baño
  • Jabón de glicerina sin aroma
  • Aceite de té de árbol
  • Miel
  • Pañuelo
  • Jitomate
  • Limón
  • Bolitas de algodón
  • Cuchillo

Instrucciones

  1. Agita una cucharada de polvo para hornear en la palma de tu mano y agrégale agua tibia para formar una pasta. Con movimientos circulares masajea tu cara con la pasta y con la punta de tus dedos, pon atención especialmente en las áreas con puntos negros. Si tu piel es sensible, mezcla unas gotas de miel para hidratar mientras te exfolias.

  2. Corta un tomate en rebanadas delgadas y colócalas en tu cara, o extrae la pulpa para usarla como mascarilla. Los tomates contienen ácido cítrico, que remueve las impurezas de los poros, deja el tomate en tu cara por 15 minutos y después enjuágate con agua tibia.

  3. Hierve agua en un recipiente grande. Añade unas gotas de aceite de té de árbol, que es un astringente natural y antiséptico para tratar los brotes de acné. Cubre tu cabeza con la toalla para recibir el vapor en tu cara por 10 o 15 minutos.

  4. Lávate la cara con el jabón de glicerina sin aroma y salpícala con agua fría para cerrar los poros.

  5. Corta un limón por la mitad, extrae el jugo y espárcelo con una bolita de algodón por toda tu cara para quitar el exceso de aceite y cerrar los poros.

Más galerías de fotos



Escrito por ann jones | Traducido por diana i. almeida