Cómo limpiar tu cuerpo después de comer mucha sal

Si abusas de los alimentos salados, puedes sentirte hinchada una horas después. Eso es porque el comer mucha sal ocasiona que tu cuerpo retenga líquidos. El líquido extra en tu cuerpo puede hacer que subas unas cuantas libras (kilogramos) de peso y que tu presión arterial aumente. Tus riñones pueden filtrar solo una pequeña cantidad de sodio de tu sangre cada vez, así que no hay una forma mágica de deshacerte de la sal extra. Todo lo que puedes hacer es reducir la ingesta de sodio, mantener un metabolismo acelerado y esperar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Reduce tu consumo de sal. Los expertos recomiendan una ingesta diaria de sodio de no más de 2,300 miligramos para adultos sanos por debajo de los 40 años, de acuerdo a Harvard School of Public Health. Eso es como una cuchara de té. La gente de más de 40 años, Africano-americano y aquellos con presión arterial alta tienen un límite más bajo recomendado: 1,500 miligramos. Si has tomado demasiada sal y estás reteniendo líquido por esto, probablemente has consumido más de 2,300 miligramos en un día. Por los siguientes días, debes consumir menor; alrededor de 1,000 miligramos. No te preocupes por consumir muy poca-- algunas personas en las culturas primitivas consumen menos de 200 miligramos por día y están bien.

  2. Bebe agua de manantial embotellada mientras te deshaces del sodio en tu cuerpo. El agua de la llave puede contener pequeñas cantidades de sales que pueden sabotear tu esfuerzo por quitar el sodio de tu cuerpo. Evita refrescos y bebidas deportivas que pueden contener sales y electrolitos.

  3. Enjuaga los alimentos enlatados para quitar el exceso de sodio. Los frijoles enlatados, después de ser drenados y enjuagados tienen un 40 por ciento menos de sodio. Evita los alimentos procesados con exceso de sal como las carnes frías, y diluye los caldos en las recetas para mantener los niveles de sodio en su límite.

  4. Mide tu progreso después de dos o tres días de un régimen bajo en sodio. Sabrás cuando la sal extra ha dejado tu cuerpo porque ya no te sentirás hinchado o inflamado, y notarás que has perdido un poco de peso porque tu cuerpo está reteniendo menos agua. En este punto, puedes incrementar gradualmente la ingesta de sodio y acercarla a tu límite diario. Lleva un registro de cómo te sientes, y mantente con una ingesta que satisfaga tus necesidades de salud.

Consejos y advertencias

  • Toma mucha agua para ayudarle a tu cuerpo a mantener un balance de fluidos saludable y expulsar el exceso de sodio.
  • Si estás realizando ejercicio vigorosamente en un clima demasiado cálido, puedes perder fluidos y sodio a través del sudor. Toma mucha agua mientras haces ejercicio y date cuenta que puedes necesitar una dieta con más sodio para compensar la fuerte transpiración.

Más galerías de fotos



Escrito por timothy banas | Traducido por esteban arenas