Cómo limpiar el colchón de una cuna

Teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que tu bebé pasa durmiendo, mantener su colchón limpio es imprescindible. Entre los ácaros del polvo y los pañales que inevitablemente tendrán fugas, el colchón de la cuna de tu bebé puede llegar a ensuciarse mucho con el tiempo. Los sistemas inmunes jóvenes son susceptibles a los gérmenes, por lo que limpiar regularmente el colchón de tu bebé es muy importante para mantenerlo sano. Esta simple tarea se puede hacer en una tarde con el mínimo esfuerzo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Aspiradora con cepillo
  • Detergente para ropa en polvo sin blanqueador
  • Paño limpio o una esponja
  • Toallas
  • Jugo de limón
  • Bicarbonato de sodio

Instrucciones

  1. Aspira el colchón con el accesorio de cepillo para eliminar la suciedad, el polvo y la mugre. Dale la vuelta al colchón y aspíralo del otro lado.

  2. Añade un detergente en polvo sin blanqueador con el agua caliente para hacer espuma. 1 cucharada por cada cinco tazas de agua caliente debe ser suficiente.

  3. Humedece un paño limpio o una esponja en la solución y frota suavemente el colchón limpiando un lado hacia el otro. No sobresatures el colchón porque eso hará que sea más difícil que se seque después y puede promover la formación de moho.

  4. Extiende algunas toallas para proteger el piso y dale la vuelta al colchón para limpiar el otro lado. Presta atención a las manchas.

  5. Trata las manchas que el agua y el jabón no hayan eliminado con jugo de limón, aplicándolo ligeramente sobre la zona.

  6. Coloca el colchón afuera, bajo el sol para que se seque. La luz del sol es especialmente importante si vas a quitar las manchas. La combinación del limón y la luz solar actúa como un agente blanqueador natural. Si el clima no coopera, coloca el colchón en un lugar fresco y seco, que tenga buena circulación de aire. Colocar un ventilador cerca puede ayudar a que se seque más rápidamente.

  7. Espolvorea bicarbonato de sodio sobre el colchón una vez que esté seco y deja que se quede durante una o dos horas en cada lado antes de pasar la aspiradora. El bicarbonato de sodio ayudará a absorber y a eliminar cualquier olor persistente.

Consejos y advertencias

  • Lava la ropa de cama de la cuna semanalmente y limpia el colchón cada dos a cuatro semanas. Lava la ropa de cama con agua que esté a por lo menos 130 grados Fahrenheit para ayudar a eliminar los ácaros del polvo.
  • Usar una cubierta para el colchón hará que esté protegido y protegerá a tu bebé de los ácaros del polvo.
  • Un colchón de látex es más fácil de limpiar e impermeable a los ácaros del polvo.
  • Evita usar productos químicos agresivos para limpiar el colchón de la cuna, ya que es peligroso para tu bebé.
  • No coloques el nuevo colchón de la cuna hasta que esté completamente seco, ya que puede comenzar a formarse moho en él.

Más galerías de fotos



Escrito por melynda sorrels | Traducido por katherine bastidas