Cómo limpiar la cera del oído de un bebé

La acumulación de cera, de leve a moderada, en los oídos es común en los niños de todas las edades. Aunque se puede limpiar la parte externa del oído con un paño, el sitio web Ask Dr. Sears recomienda dejar la cera que está dentro del canal auditivo. Insertar una herramienta o hisopo de algodón en el oído del bebé puede empujar la cera a un nivel incluso más profundo y cercano al oído, lo que puede causar una infección. Limpiar dentro del oído también podría perforar el tímpano del bebé. Ask Dr. Sears dice que si te preocupa el exceso de cerumen, puedes tratar de usar gotas de peróxido de hidrógeno. Sin embargo, antes debes consultarlo con el médico.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Paño
  • Botella de vidrio
  • Peróxido de hidrógeno
  • Gotero
  • Jeringa de succión de goma

Instrucciones

  1. Humedece un paño suave con agua tibia y úsalo para limpiar el cerumen ubicado alrededor de la parte externa del oído del bebé. No metas el paño dentro del oído del bebé. Casi siempre, la cera que es visible se cae por sí sola.

  2. Visita al pediatra para ver si tiene alguna sugerencia o consejo para limpiar el cerumen del bebé. Puede que use una pequeña cuchara para retirarlo o que recete gotas para los oídos, si las considera necesarias.

  3. Llena una botella de vidrio pequeña y limpia, hasta la mitad con peróxido de hidrógeno. Rellena el resto con agua y bátelo para mezclar. Si usas esta solución para limpiar los oídos de tu bebé, asegúrate de que el médico te dé su aprobación primero.

  4. Elige un momento del día en el que tu bebé esté calmado para colocarle las gotas. Toma la botella con ambas manos para entibiar el líquido y coloca al bebé en tu regazo para que el oído bloqueado quede hacia arriba. Llena un gotero con la solución y colócala, gota a gota en el conducto auditivo del bebé hasta que esté lleno.

  5. Espera cinco minutos o hasta que el bebé se quede quieto, antes de dejar que el niño se siente. Las gotas ablandarán la cera, lo que hará que salga del oído interno. Limpia con un paño húmedo alrededor de su oído para quitar las gotas y el cerumen.

  6. Repite el tratamiento una vez al día durante cinco días. Después, mientras el bebé este en la bañera, usa una jeringa de succión de goma para arrojan chorros de agua tibia en el oído obstruido del bebé. La cera debería fluir en trozos grandes.

Más galerías de fotos



Escrito por katie leigh | Traducido por mariajose mansilla