Cómo limpiar un cepillo de dientes

Cepillarte los dientes es esencial para mantener una buena salud bucal, pero si usas un cepillo de dientes sucio harás más daño que un bien a tu boca. La American Dental Association afirma que las bacterias de la boca y del entorno merodean en tu cepillo. Si bien afirman que no existe la evidencia suficiente como para afirmar que estas bacterias tienen efectos adversos en la salud, igual es aconsejable limpiar el cepillo para evitar que los gérmenes y las bacterias se introduzcan en tu boca mientras te cepillas.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Vaso
  • Vinagre blanco

Instrucciones

  1. Enjuaga el cepillo de dientes con agua caliente del grifo después de cada uso, para deshacerte de la pasta dental, comida y otros desechos que pueden permanecer en el cepillo.

  2. Llena un vaso limpio con vinagre blanco sin diluir. Introduce el cepillo de dientes en el vinagre de modo que las cerdas queden completamente cubiertas.

  3. Deja el cepillo en remojo durante un par de horas. El vinagre mata a la mayoría de las bacterias y los gérmenes del cepillo de dientes.

  4. Quita el cepillo de dientes del vinagre, enjuágalo bajo el agua corriente y déjalo en posición vertical para que se seque.

Consejos y advertencias

  • Reemplaza el cepillo de dientes cada tres o cuatro meses. Evita almacenarlo en un recipiente cerrado, lo que puede aumentar el crecimiento de las bacterias. En su lugar, consérvalo en posición vertical, en un portacepillos y no permitas que los cepillos de dientes se toquen entre sí. No compartas tu cepillo con nadie.
  • Puedes comprar productos para desinfectar los cepillos de dientes para limpiarlo, pero no hay evidencia que sugiera que estos productos lo limpian mejor que un enjuague con agua caliente del grifo y esperar a que se seque. Si decides comprar un desinfectante para cepillos de dientes, busca un producto que haya sido aprobado por la Food and Drug Administration.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por alejandra prego