Limpiadores faciales de harina de avena hechos en casa

La avena es una adición suave y eficaz a los limpiadores faciales hechos en casa. Utilizados durante mucho tiempo para aliviar la piel irritada y con picazón, los limpiadores faciales con harina de avena tratan naturalmente el acné así como una gran variedad de afecciones de la piel. Cuando los usas regularmente, los limpiadores faciales de harina de avena pueden reducir la inflamación de la piel y disminuir la apariencia de los poros. La avena también contiene saponinas (agentes de limpieza suaves) que limpian en forma delicada la suciedad y el aceite de los poros, lo que la convierte en un excelente tónico de limpieza facial.

No sólo para el desayuno

Si bien los exfoliantes con harina de avena sirven para quitar las capas de células muertas de la piel, también puedes preparar una leche de avena para obtener todos sus beneficios sin la aspereza de un exfoliante. Toma dos tazas de avena y un litro de agua o leche y cocina a fuego lento durante 30 o 40 minutos. Cuela el líquido y almacena el producto restante en el refrigerador, durante dos o tres días. Para usar el limpiador facial de leche y avena, humedece el rostro y el cuello. Toma una bola de algodón limpia y aplica el producto con movimientos suaves, ascendentes y circulares. Enjuaga el rostro con agua y continúa el tratamiento con el humectante de tu preferencia. Usa el producto a diario para obtener mejores resultados.

Más galerías de fotos



Escrito por tara thomas | Traducido por alejandra prego