Limpiadores caseros para eliminar barrillos

Los puntos negros son una forma de acné que se produce por la acumulación de seborrea en los poros. En general, los poros segregan seborrea para hidratar y proteger la piel, pero una combinación entre la producción excesiva de esta sustancia y la acumulación de células muertas dérmicas en los poros genera la aparición de puntos negro y espinillas. Éstos están en contacto con el aire, de modo que son abiertas al aire, haciendo que la acumulación de seborrea que queda expuesta se oscurece u oxida. Mantener los poros tan limpios como sea posible es importante, ya que la suciedad y las bacterias pueden convertir los puntos negros y las espinillas en pústulas del acné. La limpieza, la exfoliación y el blanqueo de los puntos negros minimiza la apariencia de esta forma de acné.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Jabón de limpieza suave
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 o 3 cucharaditas de agua
  • Peróxido de hidrógeno
  • Algodón
  • 1 cucharadita de aceite de oliva, de albaricoque refinado, de aguacate o de jojoba
  • 1 cucharada de gelatina
  • 1 cucharada de leche
  • Recipiente pequeño apto para microondas
  • Brocha para maquillaje

Instrucciones

  1. Limpia la piel con un limpiador suave para eliminar la suciedad y las bacterias a las que te expones a diario y que empeoran la apariencia de los puntos negros.

  2. Exfolia el área del rostro o del cuerpo en donde tienes puntos negros. Masajea una pasta elaborada con azúcar y agua, que funcionará como un exfoliante suave sobre las áreas afectadas para eliminar las superficies oxidadas de los puntos negros. Enjuga la piel con agua para eliminar los restos de azúcar.

  3. Blanquea los poros con peróxido de hidrógeno. Utiliza bolitas de algodón para aplicar un poco de esta sustancia sobre los poros después de la exfoliación. El peróxido es un blanqueador, y el uso regular puede blanquear el tono de las cejas o la línea de comienzo del cabello si no tienes cuidado.

  4. Hidrata tu rostro mientras está húmero. Masajea 1 cucharadita de aceite de oliva, de albaricoque refinado, de aguacate (avocado) o de jojoba sobre tu rostro. El aceite es un agente emoliante, que suaviza y protege la piel, debido a que retiene la humedad. Las células dérmicas húmedas reducen el tamaño de los poros y la acumulación de seborrea expuesta al aire.

  5. Para preparar los limpiadores de poros, mezcla 1 cucharada de gelatina con 1 de leche en un recipiente apto para microondas. Calienta la mezcla durante 10 segundos en el microondas para que se disuelva la gelatina. Luego integra ambos ingredientes y prueba la temperatura de la preparación. Cuando la mezcla esté tibia, con la ayuda de una brocha para maquillaje aplícala sobre tu nariz y otras áreas en donde tengas puntos negros. Lava la brocha de inmediato. Deja la mezcla de gelatina sobre tu piel hasta que se seque por completo y luego retírala de un tirón. Utiliza este limpiador de poros dos o tres veces por semana.

Consejos y advertencias

  • Si no quieres usar peróxido de hidrógeno, como alternativa puedes aplicar jugo de limón sobre los poros. Si lo prefieres, usa sal en lugar de azúcar, aunque la sal puede secar un poco la piel. El azúcar es humectante, de modo que dirige la humedad hacia la piel y además es una fuente de ácido alfa hidroxi, que suaviza la acumulación de seborrea en los poros.
  • Trata de no exfoliar la piel en exceso. Si frotas tu piel durante mucho tiempo y con fuerza hasta que se irrita, eliminarás la capa córnea, que es la capa de células dérmica muertas unidas que ayudan a prevenir la pérdida de humedad y las infecciones.

Más galerías de fotos



Escrito por ramona french | Traducido por vanesa sedeño