Limonada mientras estás embarazada

La limonada es una bebida refrescante que puede aliviar las náuseas durante el embarazo y proporcionan mucha vitamina C, pero beber demasiada limonada azucarada puede causar un aumento de peso innecesario. Afortunadamente, muchos de los edulcorantes artificiales están aprobados para su uso durante el embarazo, aunque el agua de limón sin azúcar podría ser la mejor opción.

Limones y náuseas

El zumo de limón alcaliza en el agua, creando una bebida que la editora de ciencias biomédicas Kara Rogers de Encyclopaedia Britannica dijo que neutraliza los ácidos del estómago. Rogers dijo Livestrong que aunque se desconocen las causas precisas de las náuseas matutinas, el olor y el sabor del limón son bien conocidos por ser relajantes. Agregó que además de los ácidos del estómago mayor, las mujeres embarazadas experimentan "un mayor sentido del olfato" y los niveles altos de hormonas durante su primer trimestre "parece que se combinan para dar lugar a síntomas de náuseas y vómitos".

Calorías en la limonada

Los edulcorantes de origen natural, como el azúcar y el jarabe de maíz, también se llaman edulcorantes nutritivos. Ofrecen pocos beneficios nutricionales aparte de calorías y pueden agregar un aumento de peso innecesario. Los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), dice que un vaso de 12 onzas (340 gramos) de limonada que contiene un edulcorante nutritivo de alrededor 168 calorías. El CDC señala que las calorías de las bebidas tienen un gran impacto en el aumento de peso y que un consumidor puede recortar alrededor de 700 calorías al día a través de opciones de bebidas con cuidado, al sustituir el agua de limón sin calorías por limonada.

Edulcorantes artificiales

Los edulcorantes artificiales aprobados por la Federal Drug Administration (Administración Federal de Medicamentos) para su uso con moderación durante el embarazo incluyen Stevia (rebaudioside A), Sunett (acesulfamo potásico), Equal o Nutrasweet (aspartamo) y Splenda (sucralosa). El aspartamo es común en las limonadas sin calorías. El sitio web de la American Pregnancy Association (Asociación estadounidense de Embarazo), dice que el aspartamo no debe utilizarlo las mujeres embarazadas que tengan altos niveles de fenilalanina, un componente del aspartamo. La Louisiana State University (Universidad Estatal de Louisiana), dice que el pobre control dietético de la fenilalanina durante el embarazo, especialmente para las mujeres que sufren de fenilcetonuria, también llamado PKU, puede llevar a tener retraso en el desarrollo de un bebé y otros defectos congénitos. La American Pregnancy Association (Asociación estadounidense del Embarazo) señala que la FDA prohíbe los edulcorantes de ciclamato ligados al cáncer para todos, mientras que advierte a las mujeres que Sweet N' Low (sacarina) no debe utilizarse durante el embarazo porque atraviesa la placenta y podría penetrar en el tejido fetal.

Requisitos de fluidos

La hidratación adecuada durante el embarazo reduce los dolores de cabeza, náuseas, calambres, edema, mareos y parto prematuro durante el tercer trimestre, según el sitio web BabyCenter. El agua potable también ayuda a aliviar las náuseas, indigestión, estreñimiento y sobrecalentamiento. BabyCenter dice que las mujeres embarazadas necesitan beber diariamente casi tres galones (11 litros) de líquidos. Beber mucha agua de limón puede ayudar a mantener la hidratación pero requiere cepillarse los dientes extra para evitar daños del ácido en el esmalte del diente.

Vitamina C

La limonada y el agua de limón son ricos en vitamina C y el embarazo crea una necesidad creciente de la vitamina. El sitio web de MedlinePlus de los National Institutes of Health (Institutos Nacionales de Salud) dice que además de prevenir el escorbuto, la vitamina C es "probablemente eficaz" para mejorar la absorción de hierro, que previene la anemia. NIH dice que es "posiblemente eficaz" para prevenir o reducir muchos problemas médicos, incluyendo la disminución de las complicaciones del embarazo de alto riesgo, como la preeclampsia.

Más galerías de fotos



Escrito por alicia rudnicki | Traducido por maria gloria garcia menendez