Limón y miel para los resfriados

El resfriado común no tiene cura y sus síntomas pueden durar de una a dos semanas. Si atrapas un resfriado, no puedes hacer más que mantenerte cómoda e hidratada y es aquí en donde entran la miel y el limón. Preparados con agua caliente, crean una bebida que puede aliviar tu incomodidad y reducir tu congestión. Existe poca prueba científica, pero generaciones de personas que han sufrido resfriados están de acuerdo en que la miel y el limón realmente funcionan.

Afirmaciones

El agua con limón y miel ayuda a reducir la congestión, evita la deshidratación y alivia a tu garganta. Los National Institutes of Health lo llaman "un remedio probado a lo largo del tiempo" para una garganta adolorida. La miel y el limón no son curas para un resfriado, ni son el tratamiento más efectivo. Aun así, es una alternativa viable a los medicamentos que pueden ser peligrosos, especialmente para los niños, y proveen un efecto natural y aliviador que puede aligerar la incomodidad sin químicos artificiales.

Miel y tos

La miel tiene un efecto comprobado en la garganta irritada y en la tos. Un estudio del 2007 publicado en "Archives of Pediatric and Adolescent Medicine" señala que una sola dosis de miel fue considerada consistentemente como la mejor por los padres con niños que sufrían de tos nocturna, considerándola mejor que el dextromethorphan con sabor a miel, un aditivo común en los siropes para la tos. Un análisis del 2010 de este estudio publicado en "Cochrane Database of Systematic Reviews" encontró que la miel es efectiva para reducir la frecuencia de la tos, mejorar la calidad del sueño y que puede que sea igual de efectiva que el dextromethorphan. Sin embargo, no existe suficiente evidencia de que la miel sea efectiva en niños con tos aguda. Aun así, el efecto aliviador de la miel en la garganta puede tener beneficios reales y es segura. Nunca des miel a un niño de menos de un año, ya que existe riesgo de botulismo.

Limón y salud

La conexión entre el limón y el resfriado común no ha sido completamente estudiada. Su acidez puede aflojar al moco, pero es probable que su mayor beneficio sea la vitamina C. Sin embargo, el NIH reporta que existe evidencia que entra en conflicto con la afirmación de que la vitamina C realmente "cure" los resfriados. Un análisis del 2007 de 30 estudios diferentes, publicado en "Cochrane Database of Systematic Reviews", encontró que las "grandes dosis" de vitamina C parecen no evitar ni aliviar los resfriados en la mayoría de las personas. La cantidad de vitamina C en un solo limón es mucho menor a la que encuentras en un suplemento, por lo que es poco probable que el agua con limón cure tu resfriado.

Conclusión

Dejando toda la evidencia científica a un lado, existe una razón por la que las personas han bebido brebajes de agua con limón y miel por generaciones. El sabor y el aroma alivian, son agradables y el efecto en una garganta afectada por un resfriado es consolador, al menos. Es seguro consumir limón y miel y es poco probable que sufras una sobredosis. Al igual que con todas las cosas, ten moderación y habla con tu médico si tus síntomas empeoran.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica blue | Traducido por ana maría guevara