¿Cuál es el límite de ejercicio durante el embarazo?

El ejercicio puede aliviar muchas de las molestias y dolores asociados con el embarazo, como el dolor de espalda y el estreñimiento, y te ayuda a prepararte físicamente para la labor de parto. Tomando las precauciones y haciendo algunas modificaciones de seguridad, durante el embarazo, la mayoría de las mujeres pueden continuar haciendo sus rutinas de ejercicio o iniciar una nueva durante el embarazo, sólo deben tomar algunas precauciones y hacer algunas modificaciones para su seguridad. Habla con tu médico antes de comenzar a hacer una rutina de ejercicios para embarazo y asegúrate de que sea segura para ti.

Ejercicios recomendados para mujeres embarazadas

El American Congress of Obstetricians and Gynecologists, ACOG, recomienda que las mujeres embarazadas con buena salud hagan 30 minutos o más de ejercicio la mayoría de los días de la semana. La American College of Sports Medicine informa que un ejercicio de intensidad moderada a fuerte es segura para las mujeres que están acostumbradas a ese nivel pero también advierte que no se debe hacer más ejercicio del que se hacia antes del embarazo. Las mujeres que están acostumbradas a hacer actividades vigorosas, como correr o hacer bicicleta, a veces pueden continuar haciendo estas actividades durante el embarazo. En el caso de las mujeres embarazadas que hacen ejercicio por primera vez, deben comenzar lento y gradualmente para incrementar gradualmente la intensidad de sus ejercicios a medida que obtienen más fuerza y se acostumbran a hacerlo.

Señales de pasar el límite del ejercicio

La ACOG recomienda que utilices la prueba de la conversación para asegurarte de que haces el nivel adecuado de intensidad de tu ejercicio. En esta prueba debes poder tener una conversación mientras haces ejercicio, si no puedes, disminuye el nivel de intensidad. La fatiga y la falta de aliento pueden indicar que tu cuerpo y tu bebé no obtienen la cantidad de oxígeno necesario. Otras señales de cuando tu cuerpo no puede soportar la intensidad del ejercicio incluye palpitaciones del corazón, mareos, fatiga, falta de aire o dolor en espalda o pelvis. Nunca hagas ejercicio hasta el punto que te fatigues y siempre deja de hacer ejercicio si es doloroso o incómodo. Es importante que escuches las señales de advertencia de tu cuerpo porque tu tolerancia a diferentes tipos de ejercicios cambiará en las diferentes etapas del embarazo.

Consejos y precauciones

Toma varios descansos durante tu sesión de ejercicios y toma mucha agua para evitar la deshidratación. Evita hacer ejercicio durante las horas más calientes del día, intenta hacerlo durante las mañanas o tardes. Si levantas peso debes enfocarte en tonificar tu área abdominal y la parte superior del cuerpo pero nunca levantes peso sobre tu cabeza. Las mujeres embarazadas activas, en especial las que hacen ejercicios intensos, pueden necesitar aumentar las calorías de su alimentación para sustituir las calorías que queman con el ejercicio. Habla con tu médico para que te de recomendaciones específicas a tu condición.

Cuándo llamar al médico

Si te ocurre un sangrado u otro fluido vaginal, contracciones uterinas, dolor de pecho, dolor de cabeza o el movimiento fetal disminuye debes dejar de hacer ejercicio y llamar a tu médico. También debes llamarlo si te ocurre alguna lesión abdominal durante tu sesión de ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por erin carson | Traducido por yarzeth ayala