Cómo limitar a un niño pequeño

Los niños pequeños, con su movilidad constante y casi insaciable curiosidad, pueden ser difíciles de controlar y supervisar. Ellos no entienden los peligros y su falta de autocontrol (una combinación que hace que sean probables los accidentes sin la constante supervisión). Mientras te esfuerzas para mantener seguro a tu hijo pequeño, contenerlo puede ser una forma de minimizar las lesiones y asegurarte de que estará feliz y saludable.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Puertas de bebé
  • Cuna
  • Valla
  • Coche de bebé

Instrucciones

  1. Instala puertas de bebé en los pasillos para bloquear las salidas y entradas de tu hijo pequeño. Por ejemplo, puedes colocar una puerta en el pasillo que va a la cocina o al baño para evitar que tenga acceso a esos lugares, que pueden estar llenos de peligros de ahogo, químicos y quemaduras. Utiliza puertas de bebé en la parte superior e inferior de las escaleras para evitar que tu hijo suba y baje por las mismas.

  2. Cierra las puertas para controlar los ambientes a los que entra tu hijo pequeño, según instruye el sitio web North Carolina Division of Child Development and Early Education. Puedes mantener cerradas las puertas del baño, la habitación y el vestidor para limitar a tu hijo pequeño a las áreas más seguras. Instruye a los miembros de la familia para que mantengan estas puertas cerradas todo el tiempo para evitar que ingrese allí tu hijo pequeño.

  3. Coloca a tu hijo pequeño en una cuna para dormir para evitar que salga de su cama sin tu asistencia y supervisión. Al momento en que llegue a la edad correcta, es probable que necesite un colchón de cuna más bajo en su posición inferior.

  4. Instala un cerco alrededor de tu jardín para limitar a tu niño pequeño cuando esté fuera de tu casa, aconseja el profesor Peggy Tompkins con la Oklahoma City Community College, en el artículo "Toddlers and Safety" (Niños pequeños y seguridad). Asegúrate de que las puertas del cerco queden cerradas todo el tiempo para evitar una salida inesperada. Aunque tu hijo pequeño no se escapará del jardín, nunca lo dejes afuera sin supervisión.

  5. Coloca a tu hijo pequeño en un paseador y engancha la hebilla de restricción cuando lo saques a paseas. Puedes utilizar el cochecito cuando lo llevas a caminar, cuando vas al centro comercial o cuando visitas lugares como el zoológico o el parque, o en cualquier momento en que tengas que limitarlo y controlar su actividad cuando estás fuera de tu casa.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por aldana avale