Cómo lidiar con personas que se quejan todo el tiempo

Hay una distinción entre personas que son quejosas en forma crónica y aquellos que realmente necesitan ayuda. Una persona que realmente necesita consejo y realmente hace preguntas solo lo hará sobre algo una vez y usualmente te agradecerá la ayuda. Un quejoso crónico, por otro lado, usualmente no querrá soluciones reales a los problemas de los que habla. Si lo hiciera, un vez que le dieras una solución, se vería obligado a dejar de quejarse. Simplemente ignorar o confrontar a las personas que se quejan todo el tiempo no funcionará, dado que la persona se podría irritar más o atacar.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Demuestra al quejoso crónico que entiendes sus quejas. Entiende que, según Alexander Kjerulf, un autor y consultor de IBM, Chrysler y Hilton, la clave para lidiar con alguien que se queja mucho es darle lo que realmente quiere, que es empatía. Puedes, por ejemplo, decir algo así como "Me parece increíble lo mucho con lo que tienes que lidiar" o "Realmente suena como estuvieras teniendo un mal día" para intentar detener el ciclo de queja.

  2. Reconoce que lo que sea de lo que alguien se queje es un asunto mayor para esta persona, que es la razón por la que continúa quejándose sobre el tema. No intentes ser sarcástico o desestimes sus quejas como pequeñas.

  3. Intenta usar diferentes enfoques, dependiendo de la situación que estás enfrentando. Por ejemplo, para un quejoso que parece estar buscando una discusión, deberías simplemente estar de acuerdo con él para evitar una pelea. También puedes intentar compartir la historia de otra persona que haya enfrentado un problema similar para evitar decirle a la persona lo que debería hacer (que podría sonar autoritario). Si el quejoso, por ejemplo, tienes tres hijos que nunca lavan sus platos, contar una historia sobre un padre que tiene ocho hijos y puede hacer que ellos laven los platos podría hacer que el quejoso pare a pensar.

  4. Intenta contar chistes si te han dicho que no tienes un buen sentido del humor. Intenta concentrar los chistes en ti mismo o en situaciones generales en lugar de concentrarlos en el quejoso. Entiende que aunque puede que no le guste en un principio, si nota a otras personas riendo, podría comenzar a ver que hay algo mal con su percepción. No intentes avergonzar al que se queja.

Más galerías de fotos



Escrito por ripa ajmera | Traducido por lautaro rubertone