Cómo lidiar con niños que buscan llamar la atención con mal comportamiento

Antes de culpar el comportamiento negativo de tu hijo o decir que es un mal niño, piénsalo nuevamente. Según Laura Kuehn, una trabajadora social clínica licenciada, es probable que la conducta negativa de tu hijo sea una forma de buscar tu atención. En la mente de un niño, la atención negativa es atención, y si recibe más atención negativa que positiva, es probable que su conducta refleje eso. Aunque no quieras lidiar con esta conducta negativa que busca atención por parte de tu hijo, quizás te enfrentes a un momento en el que necesitas saber exactamente cómo manejar esta circunstancia.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Escucha a tu hijo cuando se queja, por ejemplo, de que pasas más tiempo con su hermana menor o de que no le prestas atención, aconseja Kuehn. Conocer lo que siente te da una idea de cómo corregir su conducta para llamar la atención. Por ejemplo, si siente que pasas demasiado tiempo con su hermana menor o exhibe un comportamiento negativo que busca atención durante el momento de alimentación o el cambio de pañales de su hermana, pasa más tiempo con él. Prueba planificar una salida sólo para ustedes dos cuando el padre esté en la casa y pueda cuidar de su hermana. Pasa tiempo leyéndole un libro o jugando un juego con él durante la siesta de su hermana. Darle la atención que necesita y lo que necesita puede ayudarlo a disminuir sus comportamientos negativos que buscan atención en otros momentos.

  2. Dale atención a tu hijo sólo cuando se comporte bien, aconseja Marie Hartwell-Walker, psicóloga y consejera matrimonial y familiar. Buscar oportunidades para ofrecerle atención a tu hijo cuando se esté comportando bien puede ayudar a fomentar este tipo de conducta. Cuando se de cuenta de que la atención viene cuando se comporta de una forma positiva, es probable que su conducta cambie por la mejor.

  3. Ignora a tu hijo cuando haga una rabieta o un ataque. Según Kuehn, puedes ignorar este tipo de comportamiento y darle atención sólo cuando frene. Cuando la rabieta haya terminado, comienza una conversación tranquila con él sobre algo que no esté para nada relacionado con la rabieta, como qué le gustaría cenar o si hoy es un buen día o no para ir a la tienda o quedarse en casa. No lo abraces ni le des comodidad después de una rabieta, porque esto se puede malinterpretar como un apoyo positivo a su comportamiento negativo.

  4. Adhiérete a esta forma de actuar y sé coherente, aconseja Hartwell-Walker. Tu hijo no aprenderá a comportarse bien y perder las conductas negativas para captar tu atención en el primer intento, motivo por el cual debes ser coherente. Dale un poco de tiempo para que comience a notar que está perdiendo la atención con las conductas negativas en favor de las positivas.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por aldana avale