Cómo lidiar con la ira de tu hijo preadolescente

Criar a un preadolescente no siempre es fácil. Estos años están llenos de hormonas y emociones, incluyendo la ira. Tu hijo preadolescente puede estar feliz y calmado en un momento, y después enojado y enfadado. Es normal que tu adolescente se sienta así durante estos años, pero no es algo que tengas que sufrir hasta que aprenda a controlar sus emociones y maneja su ira de la manera apropiada. Estas son algunas maneras para lidiar con su ira de una forma que no enloquezca a toda la familia.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Enséñale a tu hijo un poco de autocontrol. Según KidsHealth, tu hijo preadolescente puede aprender a manejar su ira si tiene la autoconciencia para tomarse unos cuantos segundos para evaluar la situación, reconocer las emociones que está sintiendo y practicar el autocontrol. Explícale que no está mal sentir ira de vez en cuando, pero es malo reaccionar antes de pensar sobre ello primero. Anímalo a tomarse unos cuantos segundos para contar mentalmente hasta 10 o para respirar mientras piensa sobre su reacción hacia sus emociones de ira antes de actuar.

  2. Deja de tomarte la ira de tu hijo de manera personal. Puedes pasarte todos los días asegurándote que él sepa que lo amas, lo apoyas y estás ahí para él, y aún así él puede reaccionar con ira cuando le preguntes sobre su día o trates de mostrar interés en lo que está haciendo. Es fácil tomarse esto personalmente, según indica Marie Hartwell-Walker, doctora del Education at Psych Central. Sin embargo, es probable que la ira de tu hijo no se deba a algo que hiciste, simplemente está dirigida hacia ti porque estás ahí y eres un objetivo fácil de sus sentimientos. Dile que entiendes que se sienta así, pero que es contra las reglas del hogar tratarte irrespetuosamente.

  3. Haz que se dé cuenta que ha ido demasiado lejos y encuentra una manera de dar marcha atrás sin avergonzarlo. Tu hijo preadolescente probablemente sea muy sensible a esta edad, y cuando se dé cuenta que llevó su ira muy lejos puede avergonzarse, ponerse a la defensiva o enfadarse más si lo castigas o le gritas. Trata de hacer una broma, como: "ya que sabes mucho sobre todo, puedes ser el padre de ahora en adelante y yo me jubilaré y pasaré mis días en la cancha de golf". Esto le ayudará a darse cuenta que su ira está fuera de lugar y le dará una manera de disculparse y dar marcha atrás sin volverse más hostil, según señala Marie Hartwell-Walker.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por ana maría guevara