Cómo lidiar con el estrés en los viajes

El estrés constituye la manera en que el organismo responde a cualquier tipo de presión o demanda. Un cambio en la rutina puede provocar este sistema de respuesta, lo cual causa que tu cuerpo reaccione con un ritmo cardíaco más rápido, un aumento de la presión sanguínea y un incremento de la tensión muscular. Los viajes, ya sean de negocios, obligaciones o placer, pueden ocasionar estrés. Aún si sales de vacaciones, puedes sentir la tensión al organizar los detalles del viaje y al responder a inconvenientes imprevisibles que puedan surgir.

Preparación


Reserva tiempo suficiente para los preparativos previos al viaje.

Una buena parte de tu estrés relacionado con el viaje puede provenir de la falta de tiempo. Si te encuentras empacando horas antes de la salida de tu vuelo, o llegas al hotel y te das cuenta de que has olvidado el cepillo de dientes y el champú, pasa un tiempo adicional de planificación y preparación. Lonely Planet recomienda realizar una lista de preparativos y preparación, y proporciona una en su sitio web. Tu lista dependerá de tus planes de viaje. Si viajas al exterior, debes contar con tus visados y vacunas al día con seis a ocho semanas de anticipación. Si tu traslado involucra un fin de semana largo, organiza con un vecino una semana antes de irte quién alimentará al gato y se ocupará de tu correo. Usa un bolígrafo y papel, imprime una lista en tu computadora o descarga una aplicación en tu celular para ayudarte a recordar qué necesitas hacer antes de tu viaje.

Logística


La mayoría de los estadounidenses viajan por las rutas del país.

De acuerdo con la Asociación de Viajes estadounidense, (U.S. Travel Association), la mayoría de los habitantes de este país viajan por las rutas, en automóvil o RV (casas rodantes). El segundo medio de transporte más común es el avión. Los viajeros de negocios con frecuencia toman aviones y trenes. Ya sea que te traslades en auto, avión, autobús, barco o tren, debes conocer tu horario de partida y cómo llegar al lugar en cuestión. Llama a la aerolínea con el fin de preguntar acerca de los procedimientos de seguridad y las demoras en los vuelos. Instala un GPS o descarga instrucciones cuando conduces. Deberías disponer de un acceso fácil a todos los boletos, identificaciones, pasaportes y otros documentos de viaje. Organiza el recorrido hasta el aeropuerto o planea dónde estacionar. Reserva hoteles con antelación, y asegúrate de comprender las políticas o procedimientos de alquiler de autos. Gestionar la logística de los viajes con anticipación reducirá tu nivel de estrés.

Duerme bien


Descansa todo lo posible antes de viajar.

Puedes tener problemas para dormir antes de tu viaje, y cuando te encuentres lejos de tu hogar. La falta de sueño sólo contribuirá a incrementar la tensión. Tu cuerpo necesitará unos pocos días para compensar el déficit de descanso, y el hecho de estar cansado resultará en estrés adicional. Vete a dormir temprano en las noches previas a tu viaje, toma siestas donde sea que viajes y permite que tu organismo se sobreponga al jet lag. Evita la cafeína en momentos cercanos a la hora del descanso.

Cuidado personal


Sal a caminar para aliviar tensiones.

Mientras viajas, evita el estrés mediante algunas pautas de cuidado personal. Empaca algunos objetos que sean importantes para ti, tales como tu frazada favorita, música relajante o un buen libro. Permanece hidratado al beber grandes cantidades de agua. Ingiere alimentos saludables con un nivel elevado de proteínas. La ejercitación es una manera excelente de responder al estrés. Sal a caminar un largo rato cuando estés fuera, o ve a nadar. Practica respiración, técnicas de meditación o yoga para mantenerte equilibrado y libre de tensiones.

Viajar con niños


Viajar con niños puede significar un estrés adicional.

Viajar con niños puede significar un estrés adicional, ya que deseas que se comporten de manera correcta, y que permanezcan entretenidos y seguros. Cuando viajes con niños, deja una buena cantidad de tiempo sin programar actividades, y sé flexible. Aún la mejor planificación puede alterarse con problemas imprevistos. Permitirles largos períodos de tiempo libre ayudará a que los niños mantengan altos sus niveles de energía, mientras disminuyen tus niveles de estrés. Involucra la participación de los niños al planificar el viaje, y aliéntalos a llevar su libro favorito o algún juguete tranquilo en el avión o en el auto.

Más galerías de fotos



Escrito por cari oleskewicz | Traducido por sofia elvira rienti