Cómo lidiar con el enojo en los chicos de forma cristiana

El enojo es una emoción difícil; hasta a los adultos les cuesta lidiar con él. Todos experimentamos enojo en ocasiones. Sin embargo, para algunos se convierte en una emoción que los define. Nadie quiere eso para sus hijos. La fe cristiana dice mucho acerca de cómo lidiar con la ira, y podemos transmitirlo a nuestros hijos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Da el ejemplo sobre cómo lidiar con el enojo. Los niños aprenden mirándote a ti. Muéstrales un ejemplo positivo sobre cómo manejar sus frustraciones. Una de las mejores maneras para hacer esto es preguntándote a ti mismo la típica pregunta "¿Qué haría Jesús?" cuando comiences a sentirte irritado.

  2. Enséñale al niño que está bien enojarse. Todos nos enojamos. Hasta Jesús lo hizo. Conversa con él sobre cómo Jesús se enojó en el árbol de higos en Marcos 11:12-17.

  3. Enséñale que estar enojado no es una excusa para hacer el mal o lastimar a una persona. Efesios 4:26a dice "Si se enojan, no pequen". Cuando el niño actúe de forme inadecuada debido al enojo, explícale que comprendes que está enojado, pero que esperas que elija formas religiosas de expresar ese sentimiento.

  4. Dale alternativas saludables para lidiar con el enojo. Aliéntalo a preguntarse qué haría Jesús en su lugar y cómo querría Dios que lidie con su enojo. Enséñale mecanismos como contar hasta 10 antes de actuar, tratar de hablar los problemas o alejarse de una situación que le genera enojo.

  5. Luego de que se calme, vuelve a analizar el problema. Efesios 4:26b dice "Que no se ponga el sol sobre vuestro enojo". Asegúrate de que el niño tenga la posibilidad de liberar su enojo de una forma que no sea dañina para él ni para los demás, en lugar de reprimirlo.

  6. Busca ayuda profesional de un terapeuta o un clérigo capacitado para manejar estos casos, si el problema de enojo se vuelve más grave o prolongado. Nada en la Biblia o la fe cristiana desalienta la opción de pedir ayuda profesional para tratar casos de enojo u otras emociones potencialmente dañinas.

Más galerías de fotos



Escrito por dell markey | Traducido por pilar celano