Cómo lidiar con el dolor y la muerte durante el embarazo

El embarazo debe ser un periodo feliz de la vida. Sin embargo, cuando algo trágico ocurre, a menudo es difícil recordar la felicidad que sentiste antes. Enfrentar el dolor y la muerte es duro para todos, y combinado con las emociones aumentadas del embarazo, a veces puede hacerse insoportable. El mantenimiento de tu salud física y mental es importante para ti y tu bebé, y hay algunos pasos que puedes seguir para resistir durante estos momentos difíciles.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Reconoce las etapas del duelo y acepta en qué lugar del proceso te encuentras. Entiende que puedes alternar entre las etapas de negación, negociación, depresión, ira y aceptación. Date cuenta de que las etapas de dolor no son lineales y puedes desplazarte hacia delante y hacia atrás a medida que sanas.

  2. Concédete permiso para llorar. Permítete períodos durante el día para llorar y reflexionar sobre la persona a la que estás despidiendo. Tómate un tiempo a solas, si es lo que sientes que necesitas, y no seas demasiado dura contigo misma si no eres capaz de hacer todo lo que normalmente haces.

  3. Cuídate. Recuerda que ahora tienes otra vida que depende de ti, por eso come y duerme cuando sea necesario. Céntrate en una dieta saludable como una manera de honrar a tu cuerpo y al bebé, incluso cuando estás sufriendo la pérdida de un ser querido. Evita presionarte demasiado, ya que lo que se necesitas ahora es descansar y relajarte.

  4. Apóyate en familiares y amigos para superar la situación. Pide ayuda cuando lo necesites y acéptala cuando se te ofrezca. Haz una lista de cosas que las personas pueden hacer para ayudarte. Aléjate de las tareas del hogar, si es posible, al menos por un corto período de tiempo. Enfoca tu atención en permanecer sana por ti y tu bebé. Acepta que no puedes hacerlo todo.

  5. Busca la felicidad. Espera que pase un tiempo, y luego ve en busca de la risa. Da un paseo por el parque, o juega al golf en miniatura con tus hijos. Ten una cita con tu marido. Participa en actividades que te gustan para sacar la pérdida de tu mente.

  6. Acude a un profesional si sientes como si no estuvieras tratando esto de una manera sana. Infórmate sobre la depresión y controla los síntomas que pueden indicar que este es un problema persistente. Habla con alguien inmediatamente si comienzas a pensar en hacerte daño a ti misma o a los demás.

Más galerías de fotos



Escrito por leah campbell | Traducido por barbara obregon