Cómo lidiar con el cuidado de una madre mayor

Muchos nacidos en el boom de la natalidad se encuentran en una posición de cuidar de un padre mayor, lo que puede crear retos financieros, emocionales y físicos, de acuerdo con el personal de A Place for Mom, una compañía que proporciona consejo sobre temas de convivencia con personas mayores. Los padres mayores y sus hijos cuidadores suelen encontrar que los roles que se invierten son un reto, así como gratificante, especialmente cuando los padres mayores no pueden vivir solos.

Cuidar de mamá

Las madres mayores suelen encontrar difícil aceptar la inversión de roles cuando un hijo debe cuidar del padre. Incluso si tu relación ha sido relativamente fácil durante tus años adultos, cuando te conviertes en el cuidador, probablemente no te resulte cómodo a ti o tu mamá, de acuerdo con un artículo del “Huffington Post” titulado “15 Ways to Stay Sane While Caring For an Elderly Parent”. Permite a tu madre que tome decisiones cuando puedas, cómo dónde ir a comer o cómo pasar el día contigo. Acepta que tomar decisiones por ella, como si puede conducir con seguridad o manejar sus finanzas, puede enfadarla. Si no está agradecida por todo lo que haces por ella, tomátelo con calma: probablemente tú no eras completamente agradecido por su cuidado cuando eras más joven.

Emociones del cuidador

Muchos hijos adultos que cuidan de padres mayores experimentan culpa, de acuerdo con la Dr. Suzanne Koven, M.D., un médico de cuidado primario en medicina interna, en el artículo del Boston Globe “The Guilt of Caring for Elderly Parents”. Puedes sentirte culpable de no poder visitar a tu madre con tanta frecuencia como deberías si no vive contigo, o sentirte culpable cuando pierdas la paciencias con ella si viven juntas. Quizás también puedas sentir culpa por no poder devolverle su salud, los familiares y amigos a los que echa de menos o permitirle la independencia que tan desesperadamente quiere. La salud en deterioro de tu mamá puede causar que te preocupes sobre tu propio deterioro futuro y cómo lidiarás con ello cuando estés en su posición. Habla con un buen amigo o consejero para que te ayude a pensar en tus sentimientos cuando te sientas sobrecogida. Cuídate para poder cuidar a tu mamá.

Compartir la carga

Con mucha frecuencia, un hijo debe tomar la responsabilidad principal para el padre mayor, de acuerdo con la Universidad de California, San Francisco. Aunque cada miembro de la familia quizás no pueda tomar un papel principal, pide ayuda a tus hermanos sobre las varias facetas del cuidado de tu mamá. Uno de ustedes puede gestionar las finanzas, mientras otro proporciona un cuidado práctico o visitas regulares en el centro de cuidados donde debe vivir tu madre, sugiere un artículo del "Huffington Post” titulado “Team Mom: Boomers Will Have to Work Together to Care for Their Parents”. Incluye a tu madre también en esas decisiones. Consigue ayuda de su equipo médico y hazles saber cuando veas señales de problemas de salud que empeoran.

Planificación avanzada

Planea previamente las decisiones de cuidado de salud, como directivas por adelantado que te permitan saber lo que quiere hacer tu mamá sobre el soporte vital o los arreglos del funeral. Si las finanzas te presionan y tu mamá tiene una póliza de seguro de vida, investiga las políticas de establecimiento de seguro de vida que puedan asistirte financieramente con el cuidado de tu madre, sugiere un artículo del “New York Times” titulado “A New Way to Pay for Long-Term Care”. La planificación por adelantado puede ahorrarte dinero, desacuerdos familiares e incertidumbre cuando llegue el momento en que no puedas seguir cuidando de tu madre o cuando fallezca.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn rateliff barr | Traducido por natalia navarro