Cómo lidiar con un conflicto familiar

No importa que tan estrechamente unida esté una familia, el conflicto es inevitable. Este es natural y no debe ser ignorado. Hacerle frente a los recurrentes requiere de un diálogo abierto y un profundo conocimiento de los problemas de tu familia, junto con la voluntad de trabajar hacia la resolución armoniosa. Las estrategias de afrontamiento adecuadas no sólo te ayudará a conseguir la discusión, sino también a prevenir futuros conflictos.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Decide si vale la pena abordar el conflicto. Para minimizar el impacto negativo de discusiones y choques, sólo tienes que hacer frente a problemas importantes o recurrentes, como explica la American Academy of Pediatrics. Si este es sobre una pequeña diferencia, la mejor estrategia de supervivencia puede ser simplemente dejarlo como está y esperar que todo el mundo se enfríe durante unas horas.

  2. Manten la calma. Ya sea hacer frente a un problema importante o dejar pasar un conflicto menor, es esencial que mantengas el control de tus emociones. Incluso para un conflicto importante, la discusión puede esperar unas horas a que todo el mundo calme los ánimos. Iowa State University Extension recomienda tomar respiraciones profundas o un largo paseo para hacer frente a inicios de ira durante una discusión familiar. Si esperas que el resto de la familia mantenga la calma, también debes mantener tu ira bajo control.

  3. Establece límites razonables para discutir el conflicto. Llegar a una solución de mutuo acuerdo ayudará a ambas partes a hacer frente a los conflictos y a moverse más allá de ellos. Esto sólo puede ocurrir si las discusiones se centran en los problemas y no en los insultos o ataques personales contra otros.También es importante que cada miembro de la familia tenga un turno para hablar.

  4. Escucha las preocupaciones de la familia y mantente dispuesto a hacer concesiones. El actual conflicto requiere compromiso de cada parte para hacer frente a la cuestión y no es posible llegar a el si no se escuchan activamente las preocupaciones individuales.

  5. Sé optimista sobre el tema. El positivismo ayudará a reconstruir las relaciones familiares y a evitar futuros conflictos; sólo asegúrate de que eres realista en tus expectativas. El optimismo realista y el diálogo abierto te ayudarán a hacer frente a la crisis familiar en curso, de acuerdo con la University of Delaware Cooperative Extension.

  6. Busca ayuda externa de un consejero de familia. La terapia familiar ayudará a tu familia a resolver los conflictos existentes, de acuerdo con la Clínica Mayo. Proporcionará mejores resultados que simplemente traer a un amigo, un familiar o un tercero para mediar. Sin embargo, en algunos casos, la mediación de terceros puede funcionar, pero sólo si reconoces y abordas las posibles alianzas familiares o preferencias de antemano, según lo recomendado por la American Academy of Pediatrics.

Más galerías de fotos



Escrito por richard kalinowski | Traducido por susana lópez millot