Cómo lidiar con un adolescente que amenaza con mudarse

Ningunas palabras de una hija adolescente puede producir más temor en los padres como, "Me voy a mudar". Si lo dice con determinación o en el calor de una discusión, estas palabras son una señal. Se trata de la declaración de independencia de tu hija. Es una señal de que tanto tú como tu hija tienen que reconocer que ella está creciendo. En pocas semanas, meses o años, tu hija va a estar fuera de tu casa y vivirá por su cuenta.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Ignora la amenaza si se dice en el calor del momento. Los adolescentes y los adultos pueden decir cosas de las que se arrepienten cuando están enojados. Este no es el momento para obligar a los adolescentes a cumplir su amenaza. En su lugar, hazle saber que su partida no es el resultado que realmente quieres.

  2. Sepárate y dale tiempo a ti y a tu adolescente la oportunidad de calmarse y manejar sus sentimientos. El Australian Health Service (Servicio de salud australiano) insta a los padres para satisfacer sus propias necesidades emocionales antes de abordar su hijo. Reconoce que, como padre, puedes sentir ansiedad por el futuro de tu hijo. Puedes temer que le de seguimiento y te preocupe lo que eso significaría para su futuro. Es posible que te preocupe lo que otros piensen de ti como padre o madre, si tu hijo quiere irse tan joven. Lidia con tus sentimientos antes de hablar con tu hija.

  3. Trabajen los problemas juntos. Después de que tú y tu hija se calman, siéntense y discutan los problemas en su relación. Esto no quiere decir que las reglas se van por la ventana. Según un artículo publicado en KidsHealth, las expectativas de los padres muestran el cuidado y el amor, no desconfianza. Discutan las reglas juntos, el por qué las tienes, y lo que significan para el adolescente. Tu hija de 17 años de edad, podría sentir que no debería tener un horario para llegar a casa, mientras esperas que esté en casa a las 11. Si su horario no ha cambiado en muchos años, tal vez sea tiempo de revisarlo. Puede ser que te puedas comprometer con un horario tarde los fines de semana o para eventos especiales.

  4. Habla con tu hija acerca de sus planes. Es importante que ambos tengan en cuenta de que tu hija va a vivir por su cuenta algún día. Escucha las esperanzas y planes de tu hija para su futuro. Habla acerca de las realidades de vivir por su cuenta, como el presupuesto y seguridad. Pregúntale acerca de sus planes de ingresos y el equilibrio de una vida social con sus estudios. Comenta lo que va a necesitar y lo que podría esperar llevarse de tu casa a un nuevo hogar. Es importante recordar que este no es un debate para asustarla o disuadirla de mudarse. En su lugar, esta es la primera etapa de su lanzamiento a un mundo más grande.

Más galerías de fotos



Escrito por shellie braeuner | Traducido por verónica sánchez fang