Cómo lidiar con la actitud de una hija preadolescente

Las chicas preadolescentes están en una edad en la que ya no son lo suficientemente jóvenes como para considerarse niñas pero no son lo suficientemente mayores como para ser llamadas adolescentes, aunque la actitud de tu hija preadolescente puede imitar ocasionalmente la de una adolescente. Los problemas de actitud en esta edad no son nada nuevo, y la mayoría de los padres pasan a través de esta fase teniendo que lidiar con una actitud de sabelotodo fastidiosa por parte de las hijas preadolescentes. Ya que no puedes encerrarla en su habitación hasta que supere su actitud, debes encontrar algunas maneras creativas de cambiar su tono, rápido.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Elogia y fomenta el tipo de actitud que consideres aceptable de tu hija preadolescente, aconseja la revista "Parent and Child" de Scholastic. Cuando tu hija preadolescente de otro modo grosera decida ser amable con la nueva chica en clase o llevar a un vecino anciano que no tiene familia un panecillo cada mañana de camino al autobús, elógiala por ello. Los elogios la ayudan a sentirse bien consigo misma, haciendo más probable que ella siga comportándose de esa manera para poder experimentar ese sentimiento de bondad una vez más.

  2. Sé el padre de tu hija en lugar de su amigo, aconseja Linda Sonna, Ph.D. y autora de la revista "Parenting". Cuando intentes ser amigo de tu hija, cometes el error de confundirla respecto a tu rol en su vida. Ella puede pensar que, como un amigo, no tiene que escucharte. Si te dice que te calles, consideras eso como grosero y problemático, pero ella le dice a sus amigos que se callen todo el tiempo. Confundir el rol es fácil cuando no puedes actuar de manera consistente como su padre.

  3. Impón consecuencias cuando su actitud no refleje las normas y expectativas que tienes en casa, aconseja Scholastic. Espera que tu hija se comporte bien y sin mala actitud. Si tu regla prohíbe que tu hija ruede sus ojos o use lenguaje inapropiado y la atrapas haciéndolo, aplica una consecuencia. Puedes intentar quitar privilegios, castigarla o darle responsabilidades adicionales como cuidar a sus hermanos menores o limpiar la cocina todas las noches después de la cena.

  4. Busca una razón para su problema de actitud, aconseja Scholastic. Tu hija preadolescente sólo podría desarrollar la actitud preadolescente estándar porque ella piensa que es más madura de lo que realmente es, o ella puede haber pasado por algo que está causándole una gran cantidad de estrés, como tu reciente divorcio, cambiar escuelas o la pérdida de un ser querido. Saber lo que podría estar detrás de su problema de actitud puede ayudar a lidiar con este con más eficacia.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por mariano abrach