Las leyes que se refieren a los padres que dejan a los niños solos en el auto

Cuando sales con el auto y necesitas pasar por el almacén por un minuto, puede ser que no quieras despertar a tu hijo que está durmiendo. Pero nunca es seguro dejar a un niño pequeño en un auto sin supervisión, aunque esté en su asiento. Muchos estados han puesto en vigencia leyes sobre los niños que se dejan solos en los autos. Cada estado pone su límite de edad y, en algunos casos, un tiempo límite, que el estado cree que es el legal. Para estar seguro, nunca dejes a tu pequeño en el auto, no importa cuán inconveniente sea para ti.

Leyes estatales

En 2013, 19 estados pusieron en vigencia leyes relacionadas con la edad de los niños y por cuánto tiempo se pueden quedar en un auto con un niño más grande o un adulto a cargo, de acuerdo a la página de Kids and Cars . Otros 14 estados, incluyendo Arizona, Massachusetts, Minnesota, New Jersey, New York y Virginia han propuesto una legislación sobre este tema, mientras que dos estados, Missouri and Kentucky, tienen leyes que solamente contemplan las situaciones en las que un niño muere si se lo deja solo en el auto. Los restantes estados no tienen una legislación que se haga cargo del problema.

Límite de edad

Cada estado pone sus propios límites de edad para que un niño se quede solo en un auto sin supervisión. También ponen en vigencia la legislación sobre la edad que tiene que tener el niño que actúa como supervisor. En California, Florida, Illinois, Louisiana, Michigan, Nebraska y Pennsylvania, los niños menores de 6 años no pueden ser dejados solos en un auto. En otros estados, como en Missouri, la edad mínima son los 10 años para dejar a un niño solo. Utah pone el límite a los 9 y Texas y Tennessee en 7. En California, un niño de 12 puede ser que quede a cargo de otro que tenga más de 6 años. En otros estados, como Illinois y Texas, 14 es la edad mínima para poder hacerse cargo de otro menor, mientras que en Louisiana, el que cuida debe tener por lo menos 10. En el estado de Washington se da el límite de edad más estricto; los adultos no pueden dejar a un niño solo que tenga menos de de 16 años con el motor del auto encendido.

Límites de tiempo o distancia

En algunos estados, la legisación limita la cantidad de tiempo que un niño puede ser dejado solo en un auto. En la mayoría de los casos, los tiempos límites son cortos, como 10 minutos, en Illinois. En Louisiana, un adulto no se puede ir a más de 10 pies del auto. En Florida, el tiempo es de 15 minutos por la cantidad de tiempo en que el vehículo esté encendido, mientras que Hawai pone un límite de 5 minutos. En Maryland y Pennsylvania, el auto debe estar a la vista del adulto responsable; algunos estados, como Michigan, no listan una cantidad de tiempo específica en la que un niño puede estar solo, pero ese período no debe ser un riesgo o un daño.

Estadísticas

La mayoría de los padres no piensan en los riesgos de dejar a un menor en el auto sin supervisión. En 2011, el sobrecalentamiento mató a 33 niños, de acuerdo a la página Kids y Cars. Aunque la temperatura exterior este en los 60° Fahrenheit, la temperatura dentro del auto puede subir más de 20° Fahrenheit durante los primeros 10 minutos, de acuerdo a la National Highway Traffic Safety Administration. Desde 1990, 50 niños han muerto en accidentes por las ventanas de energía, mientras que miles han sufrido lesiones como amputaciones de los dedos.

Penalidades

Las penalidades varían de estado en estado. Algunos estados, como Florida, Louisiana, Maryland, Michigan, Oklahoma, Tennessee y Texas ponen multas o prisión. Otros, como Nevada, también tienen programas de educación comunitaria o entrenamiento. California multa a los que delinquen pero que pueden sustituir por la asistencia obligatoria a un programa de entrenamiento comunitario para padres que no pueden pagar la multa. Si el niño sufre alguna lesión, la persona que lo dejó en el auto puede ser acusado con una felonía de clase 3, que puede resultar en que deba cumplir tiempo en la cárcel.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por adriana de marco