Cómo levantar pesas si padeces várices

Las várices son un trastorno común de las venas, que aparecen con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres. Estas venas aparecen ampliadas en las piernas y en los pies como resultado de un flujo sanguíneo insuficiente, haciendo que las válvulas de las venas se debiliten y se estanque ahí la sangre. En la mayoría de los casos, las varices tienen un color desagradable y aparecen como abultamientos en la zona afectada. También pueden sentirse malestares como dolores, punzadas, o picazón. Una dieta saludable, el control de peso y el ejercicio, incluyendo el levantamiento de pesas, son útiles en el tratamiento y la prevención de las várices.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Estira los músculos de las piernas, en preparación para un movimiento más intenso, ya que las venas dependen de los músculos para transportar la sangre eficientemente. Flexiona los músculos de las pantorrillas, estira los cuádriceps y los isquiotibiales, y gira las caderas. Los movimientos sencillos y ligeros de estiramiento aumentan tu ritmo cardíaco para oxigenar la sangre que fluye a las venas que rodean los músculos. Mantén cada estiramiento estático de cinco a 10 segundos.

  2. Camina enérgicamente o usa una máquina de acondicionamiento cardiovascular para aumentar la circulación antes de levantar pesas. Practica ejercicios cardiovasculares moderados de 10 a 20 minutos para reducir el riesgo de congestión de las venas durante el levantamiento de pesas grandes.

  3. Cambia el posicionamiento de los ejercicios del tren inferior de pie a sentada o invertida. Si normalmente realizas sentadillas o presión de piernas de pie, alterna tus entrenamientos para aliviar la presión de las várices existentes. Prueba con una máquina de prensa de piernas sentada, para sentadillas invertidas e isquiotibiales. Consulta a tu médico antes de intentar entrenamientos invertidos.

  4. Utiliza el peso que puedas manejar para evitar colapsamiento de los músculos. El exceso de peso puede causar lesiones y evitar que las válvulas venosas se abran completamente para permitir el flujo sanguíneo. Si tienes la intención de aumentar el peso, hazlo gradualmente y con la ayuda de una compañera.

  5. Camina durante 10 minutos y no olvides refrescarte después de terminar el levantamiento de pesas. Mantén el flujo de sangre por las venas con una caminata ligera después del levantamiento de pesas. Enfría con estiramientos similares a los realizados durante el calentamiento.

  6. Eleva las piernas y usa medias de compresión después de los entrenamientos. Toma un descanso después del entrenamiento y permanece sentada o acostada con las piernas elevadas por encima del corazón. La elevación ayuda a mantener la circulación. Las medias de compresión pueden impedir que la sangre se estanque en ciertas áreas. Consulta a tu médico para obtener recomendaciones de acuerdo a tu condición.

Más galerías de fotos



Escrito por aubri john | Traducido por sergio mendoza