Levantar pesas, batidos de proteínas y calambres musculares

Mientras sigues tu rutina de levantamiento de pesas semanalmente, es probable que en algún momento experimentes calambres musculares molestos e incluso dolorosos. Los calambres, también llamados espasmos musculares, son contracciones descontroladas de las fibras musculares. Estos problemas son comunes después de ratos de ejercicio intenso y son signo de que algo está mal en el sistema regulatorio que controla tus músculos. Aunque pueden inhibir el rendimiento óptimo, la mayoría de los casos de calambres son inofensivos y se tratan fácilmente.

Hidratación y electrolitos

Muchos factores pueden causar calambres y una de las causas más comúnmente citadas que está asociada con el levantamiento de pesas es la deshidratación. La excesiva sudoración, especialmente durante clima cálido o cuando no se mitiga con la correcta dieta e hidratación, pueden reducir el almacenamiento de agua y electrolito de tus músculos que necesitan para tener energía, especialmente sodio, potasio, magnesio y calcio. Si pierdes mucho líquido y sales, no sólo tendrás un rendimiento más bajo y te cansarás más fácilmente, sino que también los iones en tus nervios, que regulan la contracción, estarán desorganizados y se harán más propensos los calambres.

Tratamiento con batido de proteína

Beber agua durante rutinas de ejercicio intenso como levantar pesas o hacer entrenamiento aeróbico es importante y las bebidas deportivas con carbohidratos y electrolitos pueden ser especialmente útiles. Pero es tan importante obtener las cosas correctas en tu cuerpo antes como después del ejercicio. Afortunadamente, es fácil combinar estas necesidades con los batidos de proteína para antes y después del entrenamiento. Para lograr una cantidad de sodio agregada, puedes rociar 1/2 cucharadita de sal de mesa en el batido. Los vegetales de hojas verdes como espinaca y col se mezclarán fácilmente y reforzarán tus niveles de magnesio y calcio, mientras que las bananas pueden agregar potasio y sabor.

Fatiga muscular

Sin embargo, aunque la hidratación y los electrolitos juegan roles importantes en la regulación muscular, probablemente no son la principal causa de los calambres musculares. Si, durante o después de levantar peso, experimentas espasmos en los músculos que has estado trabajando duro, como en los muslos después de hacer sentadillas (squats), probablemente la causa sea fatiga. El control del reflejo de tus músculos puede disminuir a medida que te cansas, causando espasmos musculares durante el ejercicio. Incluso en la recuperación, los músculos exhaustos son más propensos a sufrir calambres porque, contrario a lo que podría parecer, tus músculos necesitan energía para relajarse.

Consejos para los calambres

Una de las formas más simples de prevenir los calambres musculares es evitar el entrenamiento excesivo. Espaciar tus sesiones de levantamiento de pesas con al menos 48 horas de descanso entre ellas evitará la deshidratación y la fatiga. Cuando estés experimentando calambres, prueba estirar ligeramente el músculo, lo que puede ser señal de que tu cerebro y tus nervios regulatorios indican que es momento de relajarse. En raros casos, los espasmos musculares pueden ser un signo de trastornos metabólicos o neurológicos. Si persisten o se vuelven excesivos, busca consejo de un médico profesional. Si experimentas calambres musculares en las piernas de forma frecuente mezclados con episodios repentinos de falta de aire, busca atención médica inmediatamente.

Más galerías de fotos



Escrito por michael shiva best | Traducido por aldana avale