Sobre el levantamiento de pesas y las fibras musculares de contracción rápida y las de contracción lenta

Agarras las pesas y realizas ejercicios. Ves y sientes los resultandos cuando te miras en el espejo o levantas pesas más pesadas, pero esto es sólo un pequeño resultado del levantamiento de pesas. Los cambios grandes tienen lugar debajo de la superficie de la piel en tus fibras musculares de contracción lenta y las rápidas.

Dos tipos

Los tipos de fibras musculares son de contracción rápida o lenta. Las fibras están contenidas dentro de unidades motrices. Cada unidad motriz contiene sólo un tipo de fibra. Levantar pesas involucra o recluta predominantemente las fibras de contracción rápida. Cuando las fibras se contraen durante el levantamiento de pesas, tiene lugar un daño en las células de las mismas. En respuesta a ello, el cuerpo envía células satélite para reparar el daño, fortalecer las fibras y aumentar el tamaño. Así ganas fuerza, tonificación muscular, y tamaño.

Tan rápido como puedes

Las fibras musculares de contracción rápida se contraer rápidamente, con fuerza, pero también se fatigan rápido. Las fibras de contracción rápida son usadas cuando entrenas con pesas a un ritmo moderado a rápido. Usas un nivel de resistencia que estimula la contracción muscular y causa fatiga muscular en tan sólo minutos. También conocidas como fibras blancas, los músculos de contracción rápida se encuentran en zonas que necesitan contracciones fuertes, como tus tríceps.

Lento y firme

La proporción de fibras musculares de contracción rápida y las de contracción lenta en tu cuerpo depende principalmente de la genética. Las fibras musculares de contracción lenta son altamente resistentes a la fatiga. Usas estas principalmente para realizar actividades aeróbicas como andar en bicicleta y caminar. También conocidas como fibras rojas, los músculos de contracción lenta se concentran en zonas que usas para actividades de resistencia como tus gemelos para caminar. Un uso clásico de estas fibras es para correr en una maratón.

Desarrolladas para durar

Las fibras de contracción rápida son usualmente usadas para la sesión de levantamiento de pesas. Sin embargo, puedes cambiar el enfoque en las fibras para pasar a las de contracción lenta entrenando para lograr una mayor resistencia. Por ejemplo, levanta una pesa liviana a una velocidad lenta por una mayor cantidad de repeticiones para reclutar más fibras musculares de contracción lenta. La alta resistencia a la fatiga de ellas te permite realizar el ejercicio por mayor tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa m. wolfe | Traducido por maría marcela mennucci