Lesiones de rodillas en arqueros de hockey

Un portero lleva casi 50 libras de peso en ropa de protección durante un partido de hockey. Esto hace que sea el jugador más protegido en el hielo. Sin embargo, el relleno y la protección no siempre pueden proteger a un portero de una lesión. De acuerdo con la Unidad británica de Investigación en prevención y lesión de Columbia, el 31 por ciento de las lesiones de hockey se producen en las extremidades inferiores. Teniendo esto en mente, muchos porteros de hockey se encuentran jugando con una lesión o atravesando una en la rodilla. Si sospechas que has sufrido una lesión en la rodilla mientras jugabas como arquero, es importante ponerte en contacto con tu médico.

Lesiones de meniscos

Los arqueros de hockey deben ser extremadamente flexibles y ser capaces de reaccionar rápidamente. Teniendo esto en mente, muchos porteros de hockey sufren lesiones de rodilla como resultado de una colisión con otro jugador, recibiendo un disco en la pierna o simplemente torciendo su rodilla en la dirección equivocada mientras se mueve para salvar una jugada. Los atletas del deporte de contacto, incluyendo a los jugadores de hockey, corren el riesgo de lesiones de menisco, según la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos. El menisco es el cartílago que amortigua y estabiliza la articulación entre el hueso del muslo y la tibia. Las lesiones de menisco con frecuencia involucran desgarros parciales o totales del cartílago. Torcer y las maniobras de cuclillas de un portero pueden provocar esta lesión. Con una lesión así, los porteros experimentarán dolor, hinchazón, rigidez y movimiento limitado. El tratamiento para tal lesión depende de la gravedad de la rotura y puede variar desde el reposo a la reparación quirúrgica.

Lesiones ACL

El ACL (Siglas en inglés) también se conoce como el ligamento cruzado anterior. Las lesiones del ACL son a menudo el resultado de un repentino cambio de dirección, giros o una sobre extensión de la rodilla, todos los cuales son maniobras muy probables en un portero de hockey. El ACL es uno de los ligamentos situados en el centro de la rodilla, de acuerdo con el sitio de la clínica Mayo. Se conecta a tu fémur y tibia. El ACL también ayuda a estabilizar la articulación de la rodilla. Las lesiones pueden causar que la rodilla se sienta floja e inestable. Los porteros son propensos a sentir dolor, hinchazón e inestabilidad cuando se le carga peso. Una lesión de este tipo grave se trata con cirugía. Los desgarros parciales se tratan con reposo, férulas y fisioterapia.

Tendinitis rotuliana

El tendón rotuliano se encuentra en tu rodilla y juega un papel importante en la capacidad al extender la rodilla, de acuerdo con el sitio de la clínica Mayo. La tendinitis es una lesión muy frecuente. Los porteros son propensos a sentir más dolor durante la práctica y durante los juegos más que durante los días libres. Con la tendinitis rotuliana, el dolor se siente entre la rodilla y la tibia. Este dolor puede variar de débil a un dolor constante. El descanso es el método de tratamiento número uno para esta lesión. Los porteros también son susceptibles de participar en la terapia diseñada para estirar y fortalecer el tendón rotuliano. El estiramiento y fortalecimiento pueden ayudar a prevenir futuros problemas con la dicha lesión.

Contusión de rodilla

El hockey es considerado como un deporte de alto impacto por la Academia Americana de Pediatría. Los deportes de alto impacto pueden provocar contusiones o hematomas frecuentes. Con porteros constantemente parados sobre sus pies y rodillas, es común recibir golpes directos y en forma reiterada. Las contusiones de rodilla son normalmente leves y se curan rápidamente, de acuerdo a la AAOS. Las contusiones de rodilla más graves o repetidas pueden conducir a daños profundos en los tejidos. Los síntomas de una contusión en la rodilla incluyen dolor, hinchazón y moretones. El reposo, hielo, elevar la rodilla, la compresión y los medicamentos anti-inflamatorios pueden tratar la mayoría de las contusiones de rodilla.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por franco castro