Lesiones de porteros de fútbol

El fútbol es jugado por atletas alrededor del mundo. Tradicionalmente, un equipo de fútbol se compone de 11 jugadores, incluyendo al portero. Desafortunadamente, los porteros suelen estar expuestos a un número de lesiones durante las prácticas y los juegos. Entender por qué pueden ocurrir estas lesiones puede ser efectivo cuando se trata de su prevención.

Esguinces de tobillo

Según la Federación Internacional de Fútbol Asociado, los esguinces de tobillos son la lesión más común que enfrentan los porteros. Para evitar que el equipo contrario anote, los porteros usualmente deben saltar en el aire para boquear la pelota, y al caer, pueden doblarse el tobillo sobre algún compañero u oponente. Usar el tipo correcto de soporte para tobillos puede ser efectivo cuando se trata de evitar este tipo de lesión dolorosa.

Fracturas de huesos

Las fracturas de huesos son ejemplos particularmente serios de lesiones que enfrentan los futbolistas. Las fracturas entre los porteros suelen ocurrir cuando el atleta salta a bloquear un disparo y cae incorrectamente sobre su pie o tobillo. Además, intentar detener la pelota de fútbol con tus manos puede resultar en una dolorosa fractura, especialmente cuando los delicados huesos de los dedos reciben la mayor parte del impacto. Recibir una patada directa a los brazos, piernas, torso o cabeza, sea o no intencional, puede ser causal del desarrollo de una fractura o hueso roto.

Lesiones de cabeza

Si bien las lesiones de cabeza pueden ocurrir en cualquier deporte, son especialmente comunes en los porteros de fútbol, quienes suelen usar la cabeza para detener o redirigir la pelota, sin protección de un casco. Además de los golpes repetidos de la pelota de fútbol, los porteros también pueden golpearse la cabeza con el suelo, los postes u otros jugadores. Los golpes repetidos en la cabeza, como aquellos que ocurren durante esa clase de traumas, pueden causar ciertos tipos de daños cerebrales conocidos como encefalopatía traumática crónica.

Conclusión general

Los moretones, cortes, arañazos y otras contusiones varias son comunes entre los porteros de fútbol. Cuando el portero golpea el suelo, los postes u otros atletas, algunos moretones o cortes pueden ocurrir. Además de las contusiones asociadas con la caída, los porteros pueden desarrollar golpes como resultado de patadas y golpes de sus oponentes. Los porteros que tienen piel particularmente delicada pueden incluso tener moretones por bloquear una pelota con sus manos o brazos.

Evitar las lesiones de fútbol

Usar el equipo de protección correcto, como las canilleras, es crucial para los porteros de fútbol que quieren evitar serias contusiones, fracturas o rupturas en sus extremidades inferiores. Los atletas que esperan evitar las lesiones en la cabeza pueden considerar usar un casco protector. El calzado de fútbol fuerte que quepa apropiadamente y provea soporte al tobillo puede ser efectivo en la prevención de esguinces de tobillo y posibles fracturas.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn vera | Traducido por lautaro rubertone