Lesiones deportivas del softbol

Por definición, el softbol no es un deporte de contacto. Sin embargo, debido a la frecuente repetición de movimiento de este deporte y la combinación de habilidades de alta velocidad, en particular lanzar, correr, defender y golpear, las lesiones de softball son frecuentes y pueden variar de leves a severas. Aunque los esguinces y distensiones son parte de la mayoría de las actividades deportivas, el abuso prolongado de ciertos músculos puede hacer más pronunciado el daño a largo plazo a los jugadores de softbol.

Lesiones agudas

Las lesiones agudas provienen de un incidente específico en el campo. La mayoría de lesiones agudas no son graves, a menos que involucren una colisión entre jugadores, o un jugador sea golpeado por una bola bateada o lanzada. Las lesiones agudas más severas de softball ocurren en la mitad inferior del cuerpo, incluyendo esguinces de tobillos y torceduras de rodillas por correr de base a base y por buscar la pelota. Una lesión aguda más grave implica el desgarro de un ligamento cruzado anterior. Si bien la cirugía puede reparar este daño, los jugadores no podrán practicar durante largos períodos de tiempo mientras se recuperan.

Lesiones por uso excesivo

Más comunes, pero también potencialmente más graves, en el softbol son las lesiones por uso excesivo. Estas se producen cuando un cierto músculo, tendón o combinación de ambos se utilizan repetidamente sin darle el tiempo adecuado para recuperarse. La más común de estas lesiones es la tendinitis del manguito rotador, que afecta el hombro. Se observa con frecuencia en lanzadores. La tendinitis de rodilla también es una lesión común. El golpe en las rodillas de un jugador puede deberse a correr demasiado y a andar por el campo. Detectadas a tiempo, las lesiones por uso excesivo pueden ser tratadas al ejercitar con cargas más ligeras, descanso y medicamentos anti-inflamatorios. Si las lesiones por uso excesivo no son detectadas a tiempo, si persisten, pueden provocar daños permanentes en el cuerpo de un jugador.

Equipo de seguridad

Una de las mejores maneras de evitar lesiones de softball es la protección del cuerpo, mientras se está en el campo de juego. Los cascos de bateo adecuados con los protectores faciales pueden evitar graves traumas en la cabeza o en el rostro por las pelotas bateadas o un mal manejo de los bates. Los protectores bucales también son recomendados para este fin. Los receptores deben llevar el equipo de seguridad adecuado en todo momento debido a su proximidad a las pelotas lanzadas y al balanceo de los bates.

Entornos de juego seguros

No sólo los jugadores deben estar equipados para su seguridad, si no que también deben estarlo los campos de juego. Las paredes de los campos deben estar debidamente acolchados para minimizar el daño a los jugadores que persiguen pelotas bateadas. Los jugadores suelen perder de vista la pared del final de la cancha al perseguir las pelotas; colocar almohadillas en las bases puede minimizar las lesiones por la colisión posterior. Además, los postes que se encuentran en el territorio de ful deben tener bases acolchadas para limitar las lesiones de colisión, y las cercas que rodean el campo de juego no deben tener bordes afilados.

Estiramiento y calentamiento

Tal vez las prevenciones más olvidadas para evitar lesiones son los elongamientos y el pre calentamiento antes de jugar. Comenzar a jugar con los músculos tensos y fríos amplifica el riesgo de lesiones de forma espectacular. Hay tres ejercicios sencillos de estiramiento como, rodar sobre la rodilla apoyada (lying knee roll-over), rotación del codo hacia afuera (elbow-out rotator) y la rotación de la muñeca (rotating wrist), que pueden relajar varios grupos de músculos principales implicados en correr (running), lanzar (pitching) y golpear (hitting). Combinar esto con unos momentos de atrapar (catch) y lanzar a lo lejos (long toss) puede impedir que un gran número de lesiones se desencadenen.

Más galerías de fotos



Escrito por nick georgandis | Traducido por priscila caminer