Lesiones al correr y fracturas por sobrecarga del pie

Según la American Academy of Podiatric Sports Medicine, al correr, se genera una enorme cantidad de presión sobre los pies. La AAPSM indica que durante una carrera de 10 millas (16 km), los pies golpean el suelo aproximadamente 15.000 veces. Estos resulta en una fuerza que es tres o cuatro veces mayor al peso corporal del corredor. Debido a las enormes cantidades de presión que se ejercen sobre los pies, los corredores suelen experimentar lesiones conocidas como fracturas por sobrecarga.

Fractura por sobrecarga del metatarso

Las fracturas por sobrecarga del pie se suelen denominar fracturas por sobrecarga del metatarso. Los metatarsianos son los huesos largos de los pies y hay cinco en cada uno. Según el Institute for Sports Medicine del Children's Memorial Hospital, el 90% de las fracturas por sobrecarga del pie ocurren en el segundo, tercero y cuarto metatarsiano. El segundo metatarsiano suele ser el más afectado. Una fractura por sobrecarga es una pequeña fisura en un hueso provocada por la presión repetitiva que se ejerce sobre el mismo, a menudo por correr o saltar.

Factores de riesgo

Algunos individuos son más propensos a desarrollar fracturas por sobrecarga que otros. Si incrementas rápidamente tu rutina de ejercicios, usas un calzado no adecuado y no descansas entre entrenamientos, eres más propenso a las fracturas por sobrecarga. Entre otros factores de riesgo se encuentran correr en diferentes superficies, como pasar de césped a concreto, o cambiar de terreno, como pasar de una pista a una colina. Los pies planos, los arcos altos, la debilidad muscular en las piernas, la baja densidad ósea y los antecedentes familiares de enfermedades óseas, como la osteoporosis, también aumentan la incidencia de fracturas por sobrecarga en corredores.

Síntomas y tratamiento

El dolor de una fractura por sobrecarga en el metatarso a menudo se intensifica al correr y puede menguar con el descanso. A medida que la fractura avanza, los corredores pueden experimentar dolor constante en la parte superior del pie. La inflamación y los moretones también son frecuentes. Para diagnosticar fracturas por sobrecarga se suelen emplear exámenes físicos, radiografías y, en algunos casos, una IMR. El tratamiento puede incluir descanso, modificación de las actividades, antiinflamatorios, botas para caminar y muletas. El tratamiento suele llevar entre tres y cuatro semanas, según información del Children's Memorial Hospital.

Prevención

Puedes tomar varias medidas para prevenir fracturas por sobrecarga del pie. La AAPSM recomienda a los corredores frecuentes, visitar al podiatra regularmente para controlar anormalidades y señales de sobrecarga en el pie. Debes cambiar las zapatillas para correr cuando se desgasten o rompan. Entre otros de los métodos de prevención se encuentran intensificar gradualmente la rutina de entrenamiento, descansar una o dos veces por semana, mantenerse físicamente en forma y seguir una dieta saludable y equilibrada.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por valeria d'ambrosio