Lesión en la uña del pie por caminar

La caminata es un ejercicio aeróbico sencillo que quema calorías y ayuda a mantener sano el corazón. Casi no hay inconvenientes, pero el hematoma subungueal es un problema común. Los caminadores la padecen a menudo. Si el calzado no es cómodo, los dedos tienden a golpearse. La fricción creada por usar calzados demasiado ajustados es otra causa del hematoma subungueal. No siempre se necesita de un tratamiento médico, pero los casos graves requieren la atención de un podólogo.

Las causas

El hematoma subungueal se produce cuando hay un traumatismo en el tejido debajo de la uña. Caminar con calzados demasiado pequeños o apretados puede causar la fricción y la presión que dañan la uña. Cuando no hay suficiente espacio en el extremo del calzado, los dedos se rozan contra el material y tensan las uñas. Caminar y parar constantemente y caminar en una bajada puede hacer que el dedo se empuje hacia adelante, produciendo el hematoma subungueal. Si usas medias muy ajustadas también aumentarás la presión y podría ocurrir una lesión en la uña del pie.

Los síntomas

Los choques y la fricción constante de los dedos al caminar lesionan el tejido bajo la uña, produciendo una acumulación de líquido. Este proviene de vasos sanguíneos rotos y tiene un color oscuro. A menudo, un coágulo se forma al acumularse el líquido y al aumentar la presión, causando que la uña del pie se ennegrezca y empiece a doler. Eventualmente, es probable que esta uña se caiga. El mal olor es otro síntoma del hematoma subungueal.

Tratamiento

Para los casos más graves, un podólogo puede extraer la uña si hay una laceración, daño óseo o una infección grave. Según Foot & Ankle Health, puede tomar algunos meses para que el dolor disminuya y que la uña crezca completamente de nuevo. Para los casos menos graves, una aguja estéril puede ser insertada a través de la uña para drenar el líquido y aliviar la presión. Una cauterización también puede ser utilizada para agujerear la uña y extraer el líquido. Para los casos más leves, podría no ser necesario un tratamiento.

Prevención

El uso de los calzados de tamaño adecuado no sólo permite que la caminata sea más cómoda, también ayuda a prevenir el hematoma subungueal. Los calzados que aprietan mucho causan presión y aquellos que son muy flojos hacen que los dedos se muevan hacia el frente y a los lados. Asegúrate de que hay un buen espacio en el extremo del calzado donde las uñas de los pies podrían rozarse si el espacio fuese ajustado. Usa calzados un poco más grandes en el verano. Caminar cuando hace calor puede causar que los pies se hinchen y arriesgar a los dedos. Visita a tu podólogo antes de que la uña se vuelva muy oscura y dolorosa.

Más galerías de fotos



Escrito por scott amato | Traducido por gloria soto