¿Por qué no podemos usar lentes de contacto cuando dormimos?

Si bien algunos tipos de lentes de contacto están hechas para usarlos durante períodos prolongados, la mayoría de las lentes convencionales han sido diseñadas para usar durante el día y deben quitarse para limpiarlas y desinfectarlas todas las noches antes de ir a dormir. Dormir con las lentes puestas afecta los vasos sanguíneos oculares e incrementa el riesgo de contraer infecciones córneas que pueden llevar a la pérdida permanente de la visión.

Tipos de lentes

Las lentes de contacto convencionales son lentes blandas diseñadas para su uso prolongado. Se quitan y limpian a diario y se pueden usar hasta un año. Las lentes de reemplazo planificado son lentes blandas que deben usarse durante un lapso específico, de uno a seis meses, antes de ser substituídas. Las lentes desechables se usan de a una por día, o hasta dos semanas, según su tipo y luego se las desecha y se las reemplaza por lentes nuevas. Si no puedes ver claramente a través de cualquier tipo de lentes blandas, puede que debas usar las lentes rígidas de gas permeable (RGP, por sus siglas en inglés). Éstas son lentes más pequeñas y más duras que por lo general se quitan a diario para limpiarlas y esterilizarlas y se las puede usar hasta un año. Algunas lentes RGP han sido diseñadas para usarlas continuamente, incluyendo durante toda la noche y hasta por una semana.

Marco temporal

Cuanto más frecuentemente cambies tus lentes de contacto, independientemente del modelo, más beneficioso es para tus ojos, advierte el Casey Eye Institute de la Oregon Health & Science University. Aunque los lentes para uso prolongado han sido diseñados específicamente para usar mientras duermes, no son tan beneficiosas para tus ojos como lo son las que se utilizan durante el día y se quitan por la noche. Si puedes optar, dice el Casey Eye Institute, las lentes más saludables son las desechables de uso diario, porque no las vuelves a colocar sobre el ojo una vez retiradas, entonces el riesgo de introducir contaminantes es mucho menor que el que se corre al usar las lentes desechables de dos semanas o las convencionales de cualquier tipo.

Efectos

Las lentes de contacto que no han sido diseñadas para usar mientras duermes bloquean el flujo de oxígeno a la córnea. Cuando esto sucede, se forman nuevos vasos sanguíneos en el ojo en un intento por traer más oxígeno. Puesto que no se trata de vasos sanguíneos normales, pueden interferir con tu visión. Otro efecto secundario derivado de dejarte puestas las lentes de contacto de día en tus ojos mientras duermes es la inflamación y el enturbamiento de la córnea. Estos síntomas también influyen en una visión nítida.

Potencial

Las lentes de contacto que se usan mientras duermes pueden causar una úlcera, o llaga abierta sobre la córnea, advierte el University of Maryland Medical Center. Una córnea ulcerada está asociada con infecciones bacteriana, como la queratitis. Si bien la incidencia general es baja, el riesgo de desarrollar una de las diversas formas de queratitis infecciosa, una enfermedad de los ojos relacionada con la infección de diversas bacterias, es de 80 veces más alta entre quienes usan lentes de contacto que entre quienes no las usan, y mucho más alta entre quienes usan lentes de duración prolongada, según señala la Association of Optometric Contact Lens Educators.

Consideraciones

Un estudio publicado en el ejemplar de 2005 del "British Journal of Ophtalmology" confirma que la queratitis es significativamente mayor en quienes usan lentes de contacto cuando duermen que en los que solamente las usan durante el día. Los investigadores de la University of Manchester y del Royal Eye Hospital de Manchester, Reino Unido, recomiendan que quien deseen dormir con sus lentes de contacto reduzcan el riesgo usando solamente lentes de hidrogel de silicona.

Más galerías de fotos



Escrito por molly mcadams | Traducido por irene cudich