La lechuga y la diabetes

Las personas que hacen dieta a menudo comen mucha lechuga porque te llena y provee nutrientes esenciales, tales como ácido fólico y vitaminas A y K, sin aportar muchas calorías. Asimismo, otras verduras sin almidón, incluyendo la lechuga, pueden ser una buena opción para los diabéticos debido a su bajo contenido de carbohidratos y efectos mínimos en los niveles de azúcar en la sangre.

La lechuga y el riesgo de diabetes

Un estudio publicado en "Diabetes Care" en diciembre de 2004 encontró que las personas que comían más verduras verdes, frondosas, tales como la lechuga, tenían menos probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que las personas que no comen a menudo estas verduras. Las legumbres, frutas y verduras amarillas oscuras también se asociaron con un menor riesgo para la diabetes.

La lechuga y el azúcar en la sangre

El índice glicémico estima el efecto de un alimento en tus niveles de azúcar en la sangre, con los alimentos que tienen un baja puntuación teniendo menos probabilidad de causar un pico en los niveles de azúcar en la sangre que aquellos con una alta puntuación. La lechuga y la mayoría de otras verduras sin almidón tienen puntuaciones de índice glucémico muy bajo según lo que señala la American Diabetes Association, así que no tienes que preocuparte de que aumenten considerablemente tus niveles de azúcar en la sangre.

Contenido de carbohidratos de la lechuga

Una taza de lechuga sólo contiene alrededor de 5 a 10 calorías y de 1 a 2 gramos de carbohidratos, dependiendo del tipo. Cuando se cuentan los carbohidratos, una porción de verduras se considera que contiene 5 gramos de carbohidrato, a la cual no alcanzarás al menos de comas más de 2 tazas de lechuga. Por esta razón la American Diabetes Association señala que no es necesario contar los carbohidratos en los vegetales sin almidón a menos de que comas más de 2 tazas de verduras crudas o 1 taza de verduras cocidas.

Recomendaciones de consumo

La American Diabetes Association recomienda que los diabéticos coman por lo menos de tres a cinco porciones de verduras cada día. Elige un tipo de lechuga que es de un color más oscuro, tal como una lechuga romana o lechuga de hoja verde. Lo mejor es optar por una lechuga de color más claro, tal como la iceberg, ya que estas lechugas oscuras son más altas en contenido de micronutrientes esenciales.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bruso | Traducido por valeria garcia