La leche de vaca y los problemas de conducta del niño pequeño

La leche de vaca se recomienda a menudo como el primer alimento después del destete de la leche materna o de fórmula. Sin embargo, algunos niños responden negativamente a las proteínas o a la lactosa presente en la leche. La alergia a la leche, la intolerancia a la lactosa o la anemia por deficiencia de hierro pueden contribuir a la incomodidad física o alteración emocional. Para los niños pequeños, una sensibilidad a la leche puede causar problemas de salud que conducen a problemas de comportamiento.

Intolerancia a la lactosa y malestar físico

De acuerdo con WebMD, la intolerancia a la lactosa es la incapacidad para digerir la lactosa, el azúcar presente en la leche. Esto ocurre cuando una persona no produce suficiente enzima lactasa. La intolerancia a la lactosa puede causar gran incomodidad incluyendo gases, distensión abdominal, diarrea o vómitos. Mientras que los vómitos pueden ser más evidentes, el gas o los niveles menos extremos de intolerancia son más sutiles. Ya que los niños pequeños a menudo no son capaces de expresar con precisión lo que están sintiendo físicamente, tu niño puede parecer irritable debido a la incomodidad de la intolerancia a la lactosa.

Alergia a los alimentos

Los National Institutes of Health informan que cerca del 2 al 5% de los niños tienen una alergia a la leche real, a diferencia de la intolerancia a la lactosa. Según la Mayo Clinic, las alergias a los alimentos pueden causar una amplia gama de problemas, incluyendo urticaria, problemas digestivos, erupciones cutáneas o, en casos más severos, dificultad para respirar o anafilaxia. Pero este tipo de alergia también puede manifestarse como irritabilidad, rabietas, agresión, autodestrucción u otro trastorno emocional, según el Dr. H. Morrow Brown de Allergies Explained. Si tu hijo está mostrando algunos de estos síntomas emocionales o físicos dentro de las dos horas siguientes a la ingestión de productos lácteos, puede tener una alergia a la leche.

Anemia por deficiencia de hierro

Según MedlinePlus, la leche de vaca puede causar que los intestinos pierdan pequeñas cantidades de sangre. Esto, junto con el hecho de que la leche de vaca contiene poco hierro y causa dificultades en la absorción del mismo, hace que sea un disparador principal para la anemia por deficiencia de hierro en los niños. Esta deficiencia puede aparecer como síntomas físicos, tales como la pérdida de apetito, debilidad o sangre en las heces. También se manifiesta como irritabilidad, dolores de cabeza, fatiga o un dolor en la lengua, cualquiera de los cuales puede contribuir a cambios de comportamiento en los niños pequeños.

Eliminación de los productos lácteos

La Australian Society of Clinical Immunology and Allergy afirma que evitar los productos lácteos es el tratamiento más efectivo para las personas con alergia a la leche. Sin embargo, subrayan que esta eliminación debe llevarse a cabo con el asesoramiento de un dietista para asegurar que se satisfagan las necesidades alimentarias. Mediante la eliminación de la leche de vaca y otros productos lácteos de la dieta, los síntomas de la intolerancia a la lactosa, alergias, la anemia por deficiencia de hierro y los problemas de conducta asociados a ellos deberían comenzar a disminuir.

Más galerías de fotos



Escrito por melody causewell | Traducido por gloria soto