Leche descremada contra leche entera para hornear

El Department of Agriculture de EE.UU. recomienda que la mayoría de los alimentos lácteos sean descremados o bajos en grasa. Cuando los usas para hornear, puedes considerar seguir esta recomendación en tus pasteles, magdalenas, galletas o pan. Sustituir la leche entera por descremada puede afectar la textura y el sabor del producto final; pero si no estás haciendo una comparación con ambos productos a la vez, es poco probable que notes una gran diferencia en la mayoría de los productos de panadería.

Contenido de grasa

La leche entera y leche descremada difieren en el contenido de grasa. Mientras que la leche entera contiene aproximadamente 3,5% de grasa, la leche descremada no tiene ningún. Gran parte de la grasa de la leche entera está saturada, lo que puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, dice la American Heart Association. Debido a la ausencia de grasa, la leche descremada tiende a tener una textura fina acuosa cuando se compara con su contraparte.

Papel en las recetas

En la mayoría de los productos horneados, la leche es un líquido que ayuda a enlazar los ingredientes secos. La grasa de la leche entera ayuda a ablandar e hidratar los alimentos horneados también. Los pasteles y panecillos hechos con leche entera tienden a ser más húmedos y más finos en textura que los elaborados con leche descremada. Si una receta requiere leche, pero no especifica el porcentaje de grasa, debes asumir que es leche entera.

Sustituye por descremada

Al cocinar en casa, puedes sustituir la leche entera por la descremada en la mayoría de recetas de repostería. Debido a que le has quitado algo de la grasa, el producto sea más vulnerable a ser seco y duro. Ten mucho cuidado de no mezclar en exceso la masa, que puede endurecerla aún más. Si tomas otras medidas para aligerar la receta; con ayuda de las claras de huevo en lugar de huevos enteros o sustitución de mantequilla o la manteca con el puré de la fruta, puedes esperar un producto más seco que si hubieras usado toda la grasa que pide la receta original.

Otras opciones

Si no estás controlando el contenido de grasa y calorías de tus productos de panadería, y está usando leche descremada, porque es todo lo que tienes en la mano, puedes hacer un simulacro de la leche entera. En su lugar, puedes combinar media taza de leche evaporada con media taza de agua para crear un sustituto de leche. También puedes mezclar una taza de leche descremada con dos cucharadas de mantequilla o margarina derretida para compensar la grasa perdida. Otra opción es elegir leche baja en grasa para sustituir la leche entera. Aún podría afectar a la textura final del producto, pero será menos dramático que si utilizas la descremada con cero grasa.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por mariana nonino