¿La leche contiene electrolitos?

El sodio tiende a llamar más la atención que otros electrolitos porque pierdes una significante cantidad a través de la sudoración excesiva. Pero el sodio no es el único electrolito que podrías tener que reemplazar. Es sólo uno de un grupo de minerales que tienen la capacidad de llevar cargas eléctricas a través de fluidos en tu cuerpo. Cuando bebes una taza de leche, obtienes cuatro electrolitos importantes: sodio, potasio, calcio y magnesio.

Información sobre los electrolitos

Luego de que son digeridos, algunos minerales se disuelven en pequeñas partículas llamadas iones, que llevan una carga eléctrica. Si bien estos iones soportan tu metabolismo de un número de formas, su capacidad de conducir electricidad los hace responsables por activar y mantener los impulsos nerviosos y las contracciones musculares. Tu cuerpo regular estrictamente la concentración de electrolitos en tu sistema para asegurarte de tener la cantidad necesaria para mantener funciones vitales. Cuando los niveles de electrolitos suben o bajan mucho, pueden desarrollarse serios problemas médicos.

El calcio hace más que construir huesos

Aproximadamente el 99 por ciento del calcio en tu cuerpo se encuentra en tus huesos y dientes. El 1 por ciento restante permanece en tu sangre y en los fluidos de las células de alrededor, donde trabaja como electrolito. En este rol, el calcio regula la contracción y relajación de los músculos en vasos sanguíneos, estimula los nervios y activa las contracciones de los músculos. Estos procesos son tan esenciales que tu cuerpo saca el calcio de tus huesos cuando los niveles en tu sangre caen. Los adultos deberían consumir 1.000 miligramos de calcio diariamente. Una taza de leche descremada contiene 299 miligramos o 30 por ciento de tu permitido diario recomendado.

El sodio y el potasio crean un equilibrio

El sodio y el potasio deben trabajar juntos para mantener el funcionamiento de músculos y nervios. El sodio también regula la cantidad de agua en tu cuerpo. A medida que el sodio en tu sistema aumenta, el volumen de agua y la presión sanguínea suben. El potasio ayuda a contrarrestar el impacto del sodio. Baja la presión sanguínea relajando los músculos en las paredes de los vasos sanguíneos. Muchos estadounidenses consumen demasiado sodio y poco potasio, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares, de acuerdo con un estudio citado en el número de septiembre del 2012 del "American Journal of Clinical Nutrition". Una taza de leche descremada provee el 7 por ciento de tu ingesta diaria de sodio y el 8 por ciento de tu ingesta adecuada de potasio.

El magnesio soporta tu corazón

El magnesio relaja los músculos en tu corazón y vasos sanguíneos, que a cambio regulan tu frecuencia cardíaca y ayuda a bajar la presión sanguínea. Los investigadores de la Harvard School of Public Health revisaron estudios existentes y encontraron que los niveles más altos de magnesio en el torrente sanguíneo reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Qué cantidad de magnesio podría usarse para prevenir enfermedades cardíacas requiere más investigación, de acuerdo con su estudio, publicado en el número de julio del 2013 del "American Journal of Clinical Nutrition". Una porción de 1 taza de leche descremada contiene 27 miligramos de magnesio. El permitido diario recomendado para mujeres es de 320 miligramos, mientras los nombres necesitan 420 miligramos.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por paula ximena cassiraga