¿La leche en el té bloquea los antioxidantes?

Escrito por jae allen | Traducido por paula ximena cassiraga
La grasa en la leche reduce el contenido antioxidante del té.

El té suele consumirse en todo el mundo, en preparaciones que van desde té verde lattes al tradicional chai azucarado. Las hojas de té verde y negro contienen compuestos antioxidantes conocidos como flavonoides del té. Agregarle leche a tu té elaborado reduce el contenido de flavonoides del té, aunque la evidencia es conflictiva sobre si la leche reduce el efecto antioxidante general de este.

Antioxidantes

Los antioxidantes protegen tu cuerpo del daño oxidativo, reduciendo por lo tanto el riesgo de una enfermedad cardiovascular y varios tipos de cáncer. Se cree que la acción protectora de los antioxidantes proviene de su capacidad de reducir los efectos dañinos de los radicales libres en tu cuerpo. Quienes toman té, en general, han encontrado menores tasas de infección, cáncer, accidentes cerebrovasculares, osteoporosis y enfermedad cardíaca coronaria, de acuerdo con un reporte del 2004 en el periódico "Antioxidants and Redox Signaling".

Flavonoides del té

Los flavonoides son sustancias antioxidantes que se encuentran en el té, como también en el chocolate y productos de cacao. Necesitas aproximadamente 150 mg de flavonoides para experimentar efectos antioxidantes rápidos, de acuerdo con un reporte del 2002 en el periódico "Current Opinion in Lipidology". El té elaborado por dos minutos suele contener aproximadamente 170 mg. de flavonoides en una porción de 235 ml, lo suficiente como para provocar efectos antioxidantes a corto plazo. Para efectos a largo plazo, aproximadamente 3 tazas y media de té elaborado proveen flavonoides suficientes.

La leche reduce los antioxidantes

La manera en la que preparas tu té y la adición de leche efectan el contenido antioxidante del té, de acuerdo con un estudio reportado en "International Journal of Food Sciences and Nutrition" en mayo del 2000. Este estudio comparó el contenido antioxidante de los tés elaborados verde y negro en distintas temperaturas y con o sin leche. El contenido antioxidante máximo se notó cuando los tés se elaboraron a mayor temperatura y de hojas sueltas, en lugar de usar saquitos de té. Con el té negro, la adición de leche redujo el contenido antioxidante de la bebida preparada. La leche de vaca entera tuvo el mayor efecto reductor de antioxidantes, probablemente debido a su alto contenido de grasa. Los autores del estudio recomiendan tomarlo sin leche o con leche descremada para maximizar el contenido de antioxidantes.

Opinión de un experto

La investigación realizada por un equipo del Indian National Institute of Nutrition y reportada en el periódico de mayo del 2005 "Annals of Nutrition and Metabolism" discute que agregar leche al té negro no cambia su potencial antioxidante. Estos investigadores realizaron un estudio controlado en los efectos antioxidantes del té negro solo o con leche en bebedores de té adultos masculinos. Este con leche llevó a niveles más bajos de antioxidantes en el cuerpo humano, pero no pareció reducir la actividad antioxidante.