La leche y la acidez estomacal

La acidez estomacal es un malestar digestivo común que afecta a las personas de vez en cuando. Cuando la acidez es más frecuente, el individuo puede tener una afección más grave y crónica llamada enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE). A veces se recomienda tomar leche como tratamiento para la acidez estomacal, pero puede empeorar los síntomas en ciertas situaciones. La acidez es prevenible y tratable, pero en caso de ser un problema persistente las personas deben consultar a un profesional de la salud para que les recomiende un tratamiento.

Función


Agruras o acidez es como se denomina generalmente a la subida de los ácidos estomacales al esófago.

La acidez es el nombre dado a la devolución de los ácidos y los contenidos del estómago hacia el esófago, un tubo en el área del pecho que conecta a la boca con el estómago. Cuando los ácidos fluyen hasta este tubo causan una sensación de ardor. Generalmente el músculo en la base del esófago llamado esfínter esofágico inferior permanece cerrado para evitar la acidez, pero varios factores pueden aumentar la probabilidad de que se abra.

Causas


El consumo de alcohol puede ocasionar acidez.

Algunos alimentos son más propensos a desencadenar la acidez estomacal que otros y pueden variar de una persona a otra. Los desencadenantes comunes incluyen a los alimentos picantes, la cafeína, el alcohol, las bebidas gaseosas, las frutas cítricas, los productos de tomate, la menta, los alimentos grasos, los alimentos fritos y ricos en grasas. También acostarse después de comer, agacharse, el uso de ropa ajustada y comer en exceso puede poner presión innecesaria sobre el abdomen y el esfínter esofágico inferior, lo que ocasiona las agruras frecuentes. Por último, el esfínter esofágico inferior puede estar débil y abrirse fácilmente a causa del embarazo o por la exposición al ácido persistente que lo ha deteriorado. Un esfínter dañado se relaciona más fácilmente con la enfermedad de reflujo gastroesofágico o el embarazo. La American Pregnancy Association señala que las hormonas en el cuerpo de una mujer embarazada ocasionan el relajamiento del esfínter y que se ralentice la digestión; estos factores hacen que sea más fácil que los alimentos regresen al esófago .

Tratamiento


Los antiácidos de venta libre proporcionan un rápido y efectivo alivio a la sensación de ardor.

Los antiácidos de venta libre ofrecen un rápido y eficaz alivio de la molestia en el pecho para quienes sufren de agruras. Estos medicamentos vienen en tabletas masticables o efervescentes y en forma líquida y funcionan neutralizando el ácido del estómago para eliminar la sensación de ardor. También se recomienda el consumo de leche para combatir la acidez, ya sea fría o caliente con una cucharada de miel como uno de los remedios caseros comunes. Este método puede funcionar para que algunas personas neutralicen los ácidos estomacales de la misma manera que un antiácido.

Consideraciones

La leche en realidad puede agravar los síntomas de acidez, afirma The Doctors Book of Home Remedies (El libro de los doctores de remedios caseros). La leche contiene una cierta cantidad de grasa, especialmente la leche entera o ligeramente reducida en grasa. La grasa puede causar que el estómago produzca ácido en exceso, lo que da como resultado el ardor estomacal. Las personas con intolerancia a la lactosa o sensibilidad a los lácteos pueden experimentar un ardor de estómago aun más severo después de beber leche.

Prevención


Evita los desencadenantes principales como los alimentos grasos, condimentados y picantes.

Evitar los desencadenantes conocidos, incluyendo la leche, los alimentos picantes, grasos o condimentados, puede reducir el malestar. También ayuda dejar de usar ropa ajustada y mantener un peso saludable, además de otras medidas preventivas como consumir el último alimento del día al menos dos horas antes de acostarse, mantenerse en posición vertical después de una comida, comer despacio en porciones pequeñas y frecuentes en lugar de hacerlo abundantemente, y evitar agacharse después de comer.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah harding | Traducido por maria del rocio canales