Leche 1% vs leche 2%

Tanto la leche de 1% como al de 2% son buenas fuentes de nutrientes, incluyendo proteínas, calcio, vitamina D y otros. Sin embargo, debido a su mayor contenido de grasas saturadas, la leche de 2% es una bebida menos nutritiva que la de 1% para la gente mayor a los 2 años.

Diferencias nutricionales

De acuerdo con the American Heart Association (Asociación Cardiaca Americana), (AHA, por sus siglas en inglés), la leche de 1% provee ligeramente de mayores nutrientes que la de 2%, además de contener menos calorías, grasas, grasas saturadas y colesterol. Aunque ambas son buenas fuentes de proteína y calcio, una taza de leche de 1% contiene 0,17 gramos más de proteína, 12 mg más de calcio y cerca de la mitad de grasa comparada con la misma cantidad de leche de 2%, de acuerdo con cifras de the USDA National Nutrient Database for Standard Reference (Base de Datos Nacional de Nutrientes para Referencia Estándar). Las leches fortificadas de 1% y 2% proveen vitamina D, aunque debido a su menor cantidad de grasas saturadas, la leche de 1% es un suplemento para este nutriente.

Recomendación de la AHA

Para la salud del corazón, la AHA recomienda a los adultos y niños beber dos o tres porciones de lácteos bajos en grasas por día. Los alimentos que cumplen con estos requerimientos incluyen la leche descremada y la de 1%, pero excluyen la de 2%. La leche de 2% y otros alimentos contienen muchas grasas saturadas son los mayores contribuidores a las dietas relacionadas con colesterol en la sangre, un riesgo para padecimientos cardiacos, de acuerdo con la AHA. Incluso la leche de 1% contiene algo de grasas saturadas (una taza tiene 1,55 g), lo cual convierte a la leche sin grasa en la elección más saludable cuando se habla de lácteos. Si estás acostumbrado a tomar leche entera o de 2%, la AHA recomienda cambiar gradualmente a leche de 1%, seguida de leche 0,5% y finalmente beber solamente leche descremada.

Nutrición infantil

Aunque la leche de 1% es una opción más saludable para adultos, la de 2% es mejor para niños pequeños. De acuerdo con el pediatra Dr. William Sears, un bebé puede dejar de beber leche entera y comenzar a tomar leche de 2% cerca de los 2 años, en vez de continuar bebiendo leche entera mientras crece. Aunque los niños pequeños requieren comidas altas en grasa, necesitan obtener algunas de ellas de fuentes saludables, como grasas provenientes de mariscos, en lugar de las grasas saturadas de la leche entera. Sears está en contra de sustituir la leche libre de grasas o baja en grasas en la dieta de un infante. Después de la infancia, la leche de 1% o descremada es una opción más saludable para la nutrición de tus hijos que la leche de 2%.

Ventajas de salud

Aunque la leche de 2% es excesivamente alta en grasas saturadas, la leche de 1% es una buena fuente de nutrición. De acuerdo con “Fitness Magazine", la leche de 1% se encuentra entre las bebidas más saludables. Provee todos los componentes de una comida completa: carbohidratos, proteínas y un poco de grasas. Además de sus contenidos en calcio y vitamina, la leche de 1% es un alimento importante para prevenir enfermedades de huesos como la osteoporosis, especialmente en mujeres. Algunas investigaciones, incluyendo un estudio publicado en "Annals of Nutrition and Metabolism" en 2010, ha ligado el aumento del consumo de calcio dietético proveniente de los lácteos a la pérdida de peso en mujeres.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon george | Traducido por luis bernardo