Lecciones bíblicas de libro de Proverbios para los preadolescentes

Los años de preadolescencia son una etapa de transiciones. Por lo general, es una etapa muy confusa para los jóvenes ya que escuchan mensajes contradictorios a través de la televisión, del Internet y de sus compañeros en la escuela. Muchas veces es difícil saber cuál es un buen consejo y cuál no. Al enseñarle lecciones del libro de los Proverbios los ayudará a transitar estos años.

Humildad

Proverbios 3:5-6 manifiesta, “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.” Este versículo enseña una valiosa lección para un preadolescente. Un joven necesitar saber que está bien no saberlo todo –y que el confiar en la sabiduría de Dios lo guiará por el camino correcto. Si tienes un grupo de preadolescentes, una buena actividad para ilustrar esto es taparle los ojos y guiarlos alrededor de la habitación. Tienen que confiar en la persona que los guía, de la misma forma tiene que aprender a confiar en Dios.

Elige a tus amigos sabiamente

“El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano”, es el versículo 24 del capítulo 18 de Proverbios. Hacer y mantener amigos para los preadolescentes es un tema muy importante. Quienes son sus amigos y quienes no, es vital para su mundo. A través de este versículo, puedes enseñarles a los preadolescentes a elegir los amigos correctos. Su futuro y su personalidad dependen de eso. La segunda parte del versículo por lo general se interpreta que es la amistad con Dios, una amistad que es más cercana que con un hermano. Al tener esta seguridad, los jóvenes podrán tomar decisiones difíciles cuando se trate de elegir sus amigos.

Trabaja mucho

Proverbios 6:9-11 nos advierte acerca de la pereza, “Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? Un poco de sueño, un poco de dormitar, y cruzar por un poco las manos para reposo. Así vendrá tu necesidad como caminante, y tu pobreza como hombre armado.” Los preadolescentes tienen que entender ahora que deben trabajar duro para poder tener éxito. Este proverbio es útil para recordar que estar sentado sin hacer nada no lo llevará al éxito.

Concéntrate

Los años que está por venir para los preadolescente están llenos de distracciones y tentaciones. Proverbios 4:25-27 manifiesta, “Tus ojos miren lo recto, y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos. No te desvíes a la derecha ni a la izquierda. Aparta tu pie del mal.” Los jóvenes necesitan que se les recuerden constantemente que el mundo está lleno de peligros –y que es sabio enfocarse en Dios y seguir el camino correcto.

Más galerías de fotos



Escrito por jane rodda | Traducido por liz mancilla