Laxantes y lactancia

El estreñimiento es uno de la mayoría de los problemas gastrointestinales comunes en los Estados Unidos y es particularmente común después del parto o la cirugía. Siempre es mejor para las madres lactantes tratar de aliviar el estreñimiento naturalmente a través de la dieta y el ejercicio. Sin embargo, hay algunos laxantes de venta libre seguros para las madres que amamantan.

Estreñimiento

El estreñimiento es la dificultad para defecar o tener menos de tres evacuaciones a la semana. Numerosas causas pueden llevar al estreñimiento en mujeres lactantes, que pueden incluir la falta de fibra en su dieta, no beber suficientes líquidos y tomar medicamentos que pueden causar estreñimiento. Además, no es raro que las mujeres tengan miedo de tener una evacuación intestinal inmediatamente después del parto debido a que el perineo puede estar sensible, tener hemorroides o miedo de romper los puntos de sutura.

Laxantes naturales

Siempre trata de aliviar el estreñimiento naturalmente antes de usar un laxante, especialmente durante la lactancia. Consume una dieta que sea alta en fibra con alimentos tales como frutas, verduras y granos enteros como avena o cereales ricos en fibra. Bebe mucha agua durante todo el día. El agua ayuda a suavizar las heces, lo que es más fácil para la eliminación. El ejercicio regular también puede ayudar a aliviar el estreñimiento. Sin embargo, asegúrate de que tu proveedor de servicios médicos te ha autorizado para hacer ejercicio antes de comenzar un programa de ejercicios. Por último, si el temor de defectar después del parto es la causa de tu estreñimiento, trata de relajarte. Es muy poco probable que los puntos de sutura se rompan al tener una evacuación intestinal, señala WhatToExpect.com.

Laxantes

Hay numerosos laxantes de venta libre disponibles para ayudar a aliviar el estreñimiento. Los laxantes de volumen o ablandadores de heces son los laxantes más seguros para tomar durante la lactancia. Los laxantes de volumen, como Metamucil, Citrucel y Fiberall, absorben el agua en el intestino y ablandan las heces. Los laxantes ablandadores de heces humedecen las heces y evitan la deshidratación. Los ablandadores de heces como Colace o Surfak se recomiendan a menudo después de un parto o una cirugía. Los laxantes osmóticos, tales como Cefulac, Sorbitol y Miralax permiten que los fluidos se muevan de una manera especial a través del colon, lo que permite la distensión del intestino. Los laxantes estimulantes, como Correctol, Purge y Senokot, causan contracciones musculares rítmicas en los intestinos. Evita tomar laxantes estimulantes durante la lactancia, ya que grandes dosis pueden pasarse a la leche materna y causar diarrea a tu bebé, informa The Royal Woman’s Hospital.

Advertencias

La gente puede llegar a ser dependiente de laxantes, por lo que debes usarlos sólo si es absolutamente necesario y trata de aliviar el estreñimiento naturalmente, antes de usar un laxante de venta libre. Lee siempre las etiquetas para asegurarte de que el laxante no interfiere con los medicamentos que estás tomando y bebe mucha agua al tomar laxantes. Consulta a tu médico si tienes dolor y malestar de estreñimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por heather hitchcock | Traducido por georgina velázquez