Cómo lavarte el rostro después de un peeling químico

Durante un peeling químico, se aplica una solución como el ácido glicólico o el ácido tricloroacético sobre la piel. El producto químico continúa trabajando durante la semana o las dos semanas siguientes, causando que la capa superior de la piel se ampolle y se descame. Esto permite que surja una nueva piel en lugar de la vieja arrugada, descolorida o dañada por el sol. Durante la recuperación, la piel sobre la cual se aplicaron los químicos estará en carne viva, dolorida y propensa a las infecciones. El cuidado adecuado después de estos tratamientos es esencial para acelerar la recuperación y prevenir las infecciones bacterianas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Vendas de gasa
  • Pantalla solar (FPS 15 o superior)

Instrucciones

  1. Quita las vendas de tu piel antes de lavarla. Estas generalmente son necesarias después de los peeling medianos o profundos.

  2. Lava la piel afectada con agua fresca y limpia varias veces al día. Si tu cirujano te proporcionó una solución especial de limpieza para usar después del peeling aplícala en lugar del agua hasta que la botella esté vacía.

  3. Usa las puntas de los dedos para lavar el rostro con movimientos circulares. Esto ayuda a soltar las costras y a mejorar la circulación en el área afectada. Aplica una presión suave cuando te bañes para evitar dañar la piel en carne viva.

  4. Seca suavemente la piel con un paño suave y limpio. No la frotes. Usa un paño nuevo cada vez que te laves la piel para evitar las infecciones.

  5. Reemplaza los ungüentos y las vendas en la forma indicada por el cirujano.

  6. Toma una ducha dos o tres veces al día, comenzado el tercer día después del peeling para aflojar las costras en la piel. No permitas que el agua de la lluvia entre en contacto directo con el rostro.

  7. Aplica una pantalla solar sobre la piel después de lavarla. No la apliques hasta que el descamado de la piel se haya detenido.

Más galerías de fotos



Escrito por sandra ketcham | Traducido por alejandra prego