Cómo lavar y secar la ropa para que no pierda su color

La ropa de colores brillantes luce vibrante cuando la traes de la tienda a la casa, pero puede decolorarse con las repetidas lavadas. Aunque una cierta cantidad de decoloración con el tiempo es inevitable, el lavado de tu ropa de color correctamente puede minimizar la pérdida del color. No sólo es importante lavar con el detergente correcto en la temperatura del agua adecuada, sino que también importa cómo secarla. Un poco más de cuidado mantendrá tu ropa de color más brillante por más tiempo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Detergente con protector de color
  • Sal

Instrucciones

  1. Lava la ropa de color con menos frecuencia para reducir la decoloración. Para esto usa la ropa más de una vez a menos que esté muy sucia. Si usas la ropa por solo un par de horas y todavía huele a fresco, cuélgala de nuevo para usarla después.

  2. Separa la ropa de color de la ropa blanca antes de lavarla. La ropa blanca, tal como camisetas, calcetones y ropa interior, a menudo necesita ser lavada en agua caliente, lo cual puede acelerar la decoloración.

  3. Voltea la prendas de color al revés antes de lavarlas, porque la fricción entre la ropa puede opacar los colores de las fibras. Lavar las prendas al revés previene que los frentes de las prendas se froten entre sí.

  4. Siempre lava la ropa de color con agua fría. Lava tus prendas a mano, si es posible. En una lavadora, lávalas en el ciclo delicado y establece la temperatura del agua fría.

  5. Usa detergente con protector de color y una cucharada de sal de mesa en cada lavada. La sal fija el color en la tela. Lee las instrucciones del paquete para ver cuanto detergente agregar.

  6. Agrega tu ropa en una lavadora de tapa superior después de que se lleno de agua. Haz funcionar la lavadora con el ciclo de tiempo más corto. Entre menos tiempo la ropa tendrá menos fricción y habrá menos decoloración.

  7. Minimiza cuanto tiempo dura la ropa en la secadora, o seca la ropa colgándola afuera sin que le de la luz directa del sol. Crea un tendedero interior mediante la colocación de la ropa en perchas y colgándola en una barra de ducha. Si utilizas un tendedero exterior, llevar la ropa adentro tan pronto como esté seca, ya que la luz del sol causa la decoloración.

Más galerías de fotos



Escrito por s.r. becker | Traducido por ines villanueva