Cómo lavar tu rostro con jabón

El jabón es esencial para quitar la grasa, las bacterias, el maquillaje y la suciedad y evita que se obturen los poros. De hecho, lavar el rostro con agua, sólo elimina el 65 por ciento del aceite y la suciedad de acuerdo a la Canadian Edition of Skin Care Guide. Sin embargo, si lo usas en forma incorrecta, el jabón puede producir irritación en la piel, resequedad, picazón y otros efectos secundarios. Debido a esto, es esencial aprender cómo lavar tu rostro con una jabón diseñado para tu tipo de piel y para tus necesidades específicas de cuidado de la piel.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Cinta para el cabello

Instrucciones

  1. Quita el cabello de tu rostro con una cinta o con una banda elástica. Esto evita que el cabello caiga en el rostro y te permite lavarlo por completo, incluyendo la línea para el cabello.

  2. Moja tu rostro con agua tibia. El agua caliente seca la piel y puede provocar daño en los tejidos y capilares rotos.

  3. Frota el jabón directamente sobre las manos limpias y luego usa las manos para aplicarlo sobre el rostro. Ten cuidado de que no entre en tus ojos.

  4. Masajea el jabón en la piel del rostro durante 30 segundos, como máximo, haciendo pequeños movimientos circulares. Presiona suavemente las yemas de los dedos cuando laves el rostro. Si frotas demasiado fuerte irritarás la piel y causarás pequeños desgarros en el tejido delicado que se encuentra alrededor de los ojos y de la nariz.

  5. Enjuaga el rostro con agua tibia hasta que esté completamente libre de jabón. Hazlo juntando las manos y derramando agua limpia directamente sobre el rostro con los ojos cerrados. No uses agua fría para enjuagar el rostro, ya que el agua fría es menos eficaz para quitar el jabón que el agua tibia.

  6. Usa una toalla limpia y suave para secar tu rostro. No frotes la piel. Tócala en busca de residuos de jabón, que pueden resecar la piel o provocar brotes de acné si no lo enjuagas.

Consejos y advertencias

  • Elige un jabón formulado específicamente para tu tipo de piel. Evita los jabones fuertes y los limpiadores que contienen perfumes o alcohol ya que estos causan resequedad e irritación en la piel. Acne.org recomienda elegir un limpiador etiquetado como "no comedogéntico" y "sin aceite" para evitar los brotes de acné.

Más galerías de fotos



Escrito por sandra ketcham | Traducido por alejandra prego