Cómo lavar el rostro de un bebé

A diferencia de los niños más grandes y los adultos, los bebés pequeños no necesitan bañarse todos los días. Bañar a tu bebé más de tres veces a la semana durante el primer año de vida podría dañar su piel, según la American Academy of Pediatrics. Entre baños debes limpiar el rostro de tu bebé y el área del pañal todos los días para mantener la piel saludable. Si tu bebé tiene algún tipo de condición de la piel como el acné infantil, tu médico puede recomendar que laves su rostro más a menudo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 2 bolas de algodón limpias
  • Toalla pequeña

Instrucciones

  1. Moja una toalla pequeña o dos bolas de algodón con agua tibia. Lava suavemente los ojos de tu bebé desde la esquina interna, cerca de su nariz, hacia la esquina externa, recomienda el Children's Hospital Boston.

  2. Lava el resto del rostro de tu bebé con una toalla mojada y tibia. Evita utilizar jabón a menos que tu médico haya recomendado que trates el acné infantil u otra condiciónd e la piel. Limpia su frente, nariz, mejillas y barbilla suavemente. No frotes la delicada piel de tu bebé. Si tiene materia seca alrededor de sus ojos, nariz o boca, limpia el área con suaves golpes utilizando una toalla para ablandarla y luego lávala suavemente, recomienda la BabyCenter Medical Advisory Board.

  3. Lava la parte trasera de las orejas de tu bebé y limpia las porciones externas de las orejas con la toalla. Nunca coloques tu dedo, hisopo de algodón u otro elemento en el canal auditivo para remover cera; esto podría causar un bloqueo de cera o dañar en tímpano de tu bebé. Simplemente limpia la porción externa de su oreja para remover la cera según sea necesario al lavar su rostro.

  4. Levanta la barbilla de tu bebé suavemente y lava su cuello. Este área suele ensuciarse cuando los bebés babean, escupen y comen y los pliegues de piel pueden irritarse si no los lavas regularmente.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon cotton | Traducido por ana grasso