Cómo lavar la ropa de un bebé recién nacido

Sólo porque la ropa de tu bebé sea nueva no significa que esté limpia. De hecho, los fabricantes a menudo le agregan químicos a la ropa para evitar que se arrugue y que crezca el moho. Desafortunadamente, estos químicos pueden hacer que la piel de tu bebé recién nacido quede roja e irritada. Lavar esta ropa antes de que la use puede hacerlo sentir cómodo y evitar que tenga erupciones. La ropa recién fabricante también contiene un exceso de tintes que pueden rozar la piel del bebé. Al lavarla antes de usarla reduces ese riesgo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Detergente para ropa de bebé
  • Suavizante de ropa para bebé
  • Cajón o armario limpio

Instrucciones

  1. Separa la ropa de tu recién nacido de acuerdo al color. Por ejemplo, agrupa la ropa blanca junta, los colores pasteles en una pila separada y los colores oscuros en otra. Al separar la ropa antes de lavarla proteges la ropa blanca y pastel de las manchas provocadas por los tintes oscuros.

  2. Lava cada una de las pilas de ropa para bebé individualmente con un detergente específicamente diseñado para usar en ese tipo de ropa. A diferencia de los detergentes regulares, los detergentes de bebé no contienen las fragancias fuertes que generalmente causan erupciones e irritaciones en la piel.

  3. Haz que la ropa del bebé atraviese dos veces el ciclo de enjuaga. Al hacerlo por segunda vez te aseguras la eliminación de los químicos, de los tintes y del exceso de detergentes.

  4. Coloca la ropa del bebé en la secadora o cuélgala en un tendedero para secarla después del lavado. Si debes usar suavizante, usa uno diseñado para la ropa de bebé.

  5. Dobla la ropa después de lavarla para prevenir las arrugas. Almacena la ropa recién lavada en un cajón o en un armario limpio para mantenerla sin polvo o desechos.

Más galerías de fotos



Escrito por jonae fredericks | Traducido por alejandra prego