Las vitaminas que se encuentran en las verduras frescas

Escrito por Athena Hessong
Las verduras de color brillante contienen una serie de vitaminas.

Mejora tu salud de forma más barata, sin la necesidad de suplementos dietéticos. Aumentar la cantidad de verduras frescas en tu dieta añade las vitaminas presentes de forma natural en las plantas a tu cuerpo. Centers for Disease Control (CDC) señala que las vitaminas de las verduras y frutas pueden ayudar a combatir y prevenir enfermedades crónicas.

Vitamina A

Las verduras de color naranja brillante contienen vitamina A para la protección contra la infección.

Haz que tu piel siga luciendo radiante y protégete contra las infecciones con la vitamina A. Esta vitamina soluble en grasa permanece almacenada en el hígado, lo que significa que no tienes que comer verduras con vitamina A diariamente. La cantidad diaria recomendada de vitamina A se encuentra entre 700 y 900 microgramos. Busca las verduras de color naranja brillante que contienen altas cantidades de vitamina A. Estas incluyen: la batata, la calabaza, el calabacín, las zanahorias y la col rizada.

Vitaminas B y folato

La espinaca frondosa contiene algunas de las vitaminas del grupo B para el metabolismo y mejora de la protección contra las infecciones.

El grupo de la vitamina B se compone de varias vitaminas que ayudan en el metabolismo y la lucha y prevención de las infecciones, de acuerdo con el sitio de la American Dietetic Association: Come Bien. Dentro de este grupo, la vitamina B1, conocida también como tiamina, se puede encontrar en los guisantes verdes. La riboflavina (B2) proviene de los vegetales de hoja verde oscura, tales como la col silvestre, espinacas y la col rizada. Busca niacina en los frijoles y aguacate. B6 proviene de los vegetales, como los frijoles, nueces y papas al horno. B12 no se presenta en cantidades considerables en las hortalizas, pero existe en la leche y los productos cárnicos. El folato (ácido fólico) ayuda a prevenir los defectos de nacimiento y proviene de las verduras de hoja verde oscuro, como el brócoli y el aguacate.

Vitamina C

Las patatas contienen vitamina C que ayuda a prevenir el escorbuto.

Prevén el escorbuto, identificado por las encías sangrantes y contusiones que no se curan, al consumir cantidades adecuadas de vitamina C en tu dieta. Esta vitamina se disuelve en agua, lo que significa que comienza a ser excretada en la orina. Debes consumir vitamina C diariamente para asegurarte de que no tienes deficiencia. Aunque es más común en las frutas, también se puede encontrar vitamina C en el brócoli, las papas, los pimientos verdes y vegetales de hojas verdes.

Vitamina D

La vitamina D puede ser hecha por tu cuerpo o encontrada en los hongos shiitake secos.

Tu cuerpo puede producir sus propias vitaminas. La vitamina D proviene de una reacción en el cuerpo cuando se expone a la luz solar, pero algunas personas no reciben luz solar suficiente para producir cantidades adecuadas de esta vitamina, que ayuda a absorber el calcio del intestino. Para estas personas, obtener la vitamina D de los alimentos es una opción. Ten como objetivo más de 10 microgramos diarios de vitamina D que se encuentra en los hongos shiitake secos.

Vitamina E

Los aguacates contienen vitamina E, así como la grasa necesaria para ayudar a tu cuerpo a absorber esta vitamina.

Como la vitamina A, la vitamina E es soluble en grasa, con lo adicional almacenado en el hígado. Necesitas 15 miligramos de esta vitamina diariamente. Búscala en las verduras como las batatas y aguacates. También se puede encontrar en los vegetales de hoja verde oscuro, y aceite vegetal. Una deficiencia de esta vitamina afecta negativamente al sistema reproductivo, posiblemente llevando a la esterilidad.